Bitácora de Sergi Bellver: Breves.

6/5/10

Breves.

Lo primero, obviamente, pediros disculpas a algunos por esta especie de letargo primaveral. De hecho, tras una serie de decepciones laborales y personales, y sobre todo por encontrarme volcado en la escritura (libro de cuentos que ha gozado, y digo bien, gozado, de varias mutilaciones para no sufrir más; novela en ciernes, un extraño dietario, etcétera) y en la edición (antologías que se avecinan a cargo de quien esto escribe, una de ellas ya con fecha de publicación: otoño de 2010), he estado sopesando incluso cerrar esta bitácora. De momento no voy a hacerlo y seguiré dando guerra. El parón tampoco ha ido mal, con el descanso me he replanteado algunas cosas y pronto vendrán algunos cambios para mejorar y redefinir esta página. Gracias a los que no la habéis olvidado.


***


Mientras tanto, además de leer, escribir, editar, dar clases, ir en bicicleta por Barcelona y coleccionar calabazas de bellas damas, he estado haciendo cosas, claro.


***


Desde el pasado mes de abril, publico una columna mensual de crítica literaria en la revista BCN Week. Decidí jugar un poco y llamarla These books are made for walking (seguid el enlace para leerla en versión web, aunque os recomiendo entrar desde el enlace general de BCN Week, ir a la esquina inferior izquierda y "pasar las páginas" del PDF a pantalla completa hasta la número 21). La diseñadora de la revista encontró una imagen muy apropiada, creo. Algunos ya sabéis de esta publicación por la sección "Arroz Negro", de la que hablamos aquí en su día y que este mes recoge a dos poetas (no todo va a ser cuento). Como se ve, hay página digital pero también publicación en papel, con quince mil ejemplares distribuidos de manera gratuita por muchos locales de Barcelona.

Cada mes intento relacionar los tres comentarios con algún hilo común, hacer una sección que tenga cierto sabor de columna y no tanto de reseña tradicional. En la primera entrega hablé de (o debería decir desde, en realidad, ya lo entenderéis cuando la leáis) un dietario, Conquista de lo inútil, de Werner Herzog (Blackie Books), y también de dos novelas, Kanikosen (El pesquero), de Takiji Kobayashi (Ático de los Libros) y Estrella Roja, de Alexander Bogdánov (Nevsky Prospects). Ese hilo conductor en los tres libros podría ser el Deseo a contracorriente, tal vez. Para la columna de mayo (la revista estará en la calle a partir del próximo jueves, día 13) he elegido tres nuevos títulos (dos novelas y una antología de relatos) con los que me planteo alguna que otra cuestión acerca de la narrativa de este siglo.


***


En Revista de Letras siguen trabajando duro y bien. Además de críticas, reseñas, crónicas e iniciativas varias, están publicando una serie de entrevistas que no puede pasar desapercibida para cualquier lector atento. Se trata de la serie "XXII Editores", en la que Josep Antón Muñoz, Jordi Corominas, Álex Chico, Juan Salido Vico y un servidor conversamos con editores de sellos independientes. A mi cargo han estado las entrevistas a Iria Rebolo (Ático de los Libros), Marian y James Womack (Nevsky Prospects), Eduardo Riestra (Ediciones del Viento), Pablo Mazo (Salto de Página) y, publicada hoy mismo, a José Ángel Zapatero (Menoscuarto). Queda una sexta por publicar, con Óscar Sipán (Tropo Editores), que aparecerá en breve. Todos los enlaces os llevarán a las entrevistas. No os perdáis tampoco las de los compañeros.

***


Tuve la suerte de compartir charlas y confidencias con algunos de esos editores y otros más, en especial andaluces, y con unos cuantos escritores, al participar el pasado mes de abril en la SELIN de Antequera, la Semana de la Literatura y la Edición Independiente. Como uno de los editores de Gens y también como profesor de Relato en un taller. Desde aquí reitero mi agradecimiento a Antonio Ubero, y también a Araceli Galán y Alfonso García Villalba, motor y ruedas del proyecto, que espero tenga continuidad de ahora en adelante y siga viajando por otras localidades españolas.


***


El martes me llegó al apartado de correos el libro Asturias para Vera, de Ricardo Menéndez Salmón (Imagine Ediciones), por el que obtuvo el último Premio Llanes de Literatura de Viajes. Me he llevado una alegría inmensa (por lo que tiene de reconocimiento y generosidad el detalle del autor) al comprobar que, en la suerte de prólogo que abre el libro, el escritor asturiano me cita y emplea dos párrafos de un artículo mío a propósito de la literatura de viajes. Se trata del texto «Tres devoluciones a El infinito viajar de Claudio Magris», publicado en origen en el número especial «En el camino», para el tercer aniversario de la revista Panfleto Calidoscopio.


***


En fin, de todas estas cosas se enterarían ustedes antes si tuvieran Facebook, que allí ya sabe todo el mundo lo pesado que puedo llegar a ser con mis verdades, ficciones y derivas. Seguiremos informando.

8 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Cierto que te sigo la pista por el facebook, pero no menos cierto que esta página, además de buenos e interesantes contenidos, tiene para mí un componente de cariño muy especial, así que me alegro, y mucho, de que le des un poco de vida de nuevo.
Me alegro de volver a leerte; dame unos días para echar un vistazo a la colección de enlaces que has colgado.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Gracias por dar señales de vida Sergi, bueno saber que la ausencia es intermitente,en plan Guadiana.

Yo, como no tengo Face Bú, no me entero a no ser que lo digas por aquí.
Un abrazo
R.A.

Ami Rai dijo...

Sergi, maestro, cómo creces, cómo creces cada día que pasa, y por Barcelona, y mira que es pequeña pero no nos acabamos de encontrar, si es que el mundo no se acaba nunca.
Un fuerte abrazo, besos mil o dos mil, lo que prefieras, ya sabes que te quiero muchísimo, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Debería usted recapacitar y cerrar el blog. Es un mero canal de pavadas sin interés alguno. Por higiene mental retírese y esfuércese más con las mujeres y con la barba.
Me supo muy mal escuchar el otro día como dos amigos suyos se reían de usted como si fuese un lacayo. Pienso que es un hombre con cierto talento que lo desperdiga haciéndose el gracioso.

Sergi Bellver dijo...

Hombre, hacía tiempo que no entraba un anónimo de estos.

Por partes:

- Debería usted recapacitar y cerrar el blog.

Puede ser.

- Es un mero canal de pavadas sin interés alguno.

Los hechos lo desmienten.

- Por higiene mental retírese y esfuércese más con las mujeres y con la barba.

¿Qué higiene mental, la suya? Lo demás, va bien, gracias.

- Me supo muy mal escuchar el otro día como dos amigos suyos se reían de usted como si fuese un lacayo.

O sea, que me conoce pero no tiene narices. ¿Vive usted en Madrid o en Barcelona, anónimo? Lo demás no me sorprende, el mundo está lleno de hijos de puta que se hacen pasar por amigos. Si tiene usted más información, se la agradecería. Si no, da lo mismo, todo termina encontrando su sitio.
Lacayo, eso sí, en todo caso el padre de esos "amigos".

- Pienso que es un hombre con cierto talento que lo desperdiga haciéndose el gracioso.

Lo primero, bueno, se hace lo que se puede. Lo segundo, no, porque sencillamente es mentira, yo no intento ser gracioso. Otras cosas, puede, y tal vez en vano, pero gracioso no. Eso se le da mejor a otros.

marina dijo...

i tant de bo el dia tingués més hores per poder-te llegir tal i com m'agradaria...
(últimament vaig de bòlit... però no t'oblido :-)

cert que sempre hi ha projectes que tiren endavant i altres que no tant.... però l'important és anar donant guerra!

una munició de petons energètics, Sergi

Isabel Romana dijo...

Me alegra que no abandones esta bitácora. Aún recuerdo tu "Alas de Albatros", una de las primeras que seguí con intensidad y gran placer. Todo ser irá enderezando... Besos, querido amigo.

Garrobo dijo...

Sr. Bellver, no cierre la bitácora, sus escritos, comentarios y demás son verdaderas cátedras del buen y excelente escribir. En la vida hay que aprender algo nuevo cada día, y aquí aprendo. Si sus ocupaciones ya no le permiten actualizarla, al menos no la cierre. Hace años le escribí para que no cerrara Alas de Albatros.

Atte.

El esposo de la iguana