Bitácora de Sergi Bellver: diciembre 2009

31/12/09

2009, Madrid. 2010, Barcelona.

Ayer apareció este espacio en la sección “Tengo un blog” de la versión digital del diario La Vanguardia. Se puede visitar en este enlace. En el diario editaron el texto que les envié, por lo que desaparecieron algunos enlaces que recomendaba, como Panfleto Calidoscopio, Revista de Letras o El rincón de Alvy Singer. En fin, lo importante es que otros lectores conozcan lo que uno hace, y para eso sirven este tipo de cosas. Cualquiera de vosotros puede “postularse” para aparecer en esa sección del diario barcelonés. Sólo hace falta ponerse en contacto con ellos y, claro, que vuestra bitácora (de cualquier temática, no necesariamente literaria) les guste o les parezca interesante.

También en Barcelona se distribuye la revista BCN Week, y en el último número aparece un relato de Iván Humanes, en la sección “Arroz negro”, que coordino junto a Jordi Corominas i Julián y Albert Lladó. Recibí muchos, muchos relatos para la sección, y creo que podremos incluir alguno en los próximos meses.

Y, cómo no, en Barcelona también van a pasar algunas cosas a partir de enero. Desde el día 12 y en l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès, impartiré (cada martes de 18 a 21.30 horas) el curso semestral “Narrativa en català (90 h.)”. Si alguien está interesado en compartir conmigo ese viaje, o tiene algún amigo que podría estarlo, en la secretaría del centro sabrán orientarle. Todavía quedan algunas plazas y tiempo para realizar la matrícula. Además, poder disfrutar de las instalaciones y en especial de la biblioteca del Ateneu es todo un privilegio, os lo aseguro.

El año 2009 ha tenido detalles muy positivos (nuevos amigos, sobre todo, y algunos proyectos que darán fruto en 2010) pero en general ha sido un poco raro, al menos para mí, y ha dejado secuelas que provocarán que el inicio de 2010 me vaya a resultar algo más complicado que la habitual cuesta de enero, pero tengo la sensación de que van a pasar un montón de cosas buenas en este año que se avecina. Buenos libros de amigos y compañeros que van a ver la luz en los próximos meses, iniciativas que van a cargarle las pilas a la literatura en este país, en fin, la siembra promete buena cosecha. En lo que me toca, me estrenaré con algunas antologías (como autor y como editor), terminaré de una buena vez mi libro de cuentos (¡palabra!), me iré por esos mundos de Chéjov a dar algunos talleres itinerantes y, sobre todo, sabré conservar a los buenos amigos de Madrid cuando, a partir de enero, me mude (después de quince años fuera) de nuevo a mi Barcelona natal. Que tiemble la ciudad...

Feliz entrada de año a todos. Espero de corazón que 2010 sea generoso con vosotros, en lo profesional, en lo personal y en este pequeño vicio nuestro de la literatura. Salud.

22/12/09

Mis lecturas de 2009 para Hermano Cerdo.

Abundo en el balance del año y, ya que me pidieron una opinión desde la revista más karateka de las letras hispanoamericanas, aproveché para arrimar el ascua al cuento (yo, erre que erre). Pero hemos leído más cosas, camaradas.

A quien le puedan interesar mis mejores lecturas del año (el habitual de esta bitácora no encontrará grandes sorpresas porque lo contrario sería incoherente), que pinche aquí o en el cerdo que lee. Recomiendo visitar el blog de Hermano Cerdo para ver las lecturas de todos los participantes en la misma página.

Y a quien le apetezca compartir las suyas con la familia porcina y participar en la convocatoria, que pinche aquí.

11/12/09

Buenos libros de cuentos
entre la cosecha de 2009.

A vuelapluma. Ya sea por inercia o por costumbre, cuando termina una etapa tendemos a hacer balance, tal vez para saber dónde estamos y, sobre todo, qué senda tomarán las cosas en adelante. Catando de nuevo la cosecha de 2009, creo que el cuento no pasa por un mal momento. No estamos ante una situación literaria tan feraz (ni mucho menos feroz, lo que tendría, como siempre en el arte, cierto punto saludable) como para tirar cohetes, pero si uno recuerda tiempos pasados, y a pesar de que 2008 fue (literariamente, insisto) un año algo más fértil, cree que el estado del cuento en España permite aventurar cierto optimismo. No porque se publiquen más o menos libros, ni porque se convoquen más o menos premios, ni porque editoriales y medios le presten más o menos atención (que todavía se la escatiman), sino (al menos en lo que en esta bitácora importa) porque algunos autores todavía se toman en serio su trabajo, su vocación y, de paso, también al lector, que no es poco.

No me apetece preparar ni escribir una entrada larga sobre el tema, ni dejarme ir por la deriva, ni provocar uno de esos densos debates con los que a veces os torturo o con los que, parece, incomodo a algunas personas de bien. Hoy prefiero hacer algo más espontáneo y directo. Simplemente, creo que es buen momento para presentaros sin rodeos aquellos libros de cuentos que en algún momento me han hecho disfrutar, aprender o pensar en 2009. Demasiado a menudo estamos pendientes de la actualidad, de las novedades editoriales, del imparable ciclo mediático y promocional, de la inevitable rueda dentada de influencias e intereses que empuja cada vez más a las bitácoras y a revistas y publicaciones digitales a caer en los modos viciados y previsibles del mercado. En fin, ya he hablado muchas veces de la inminente desactivación de una alternativa, de cómo estamos desaprovechando un espacio que debiera ser libre y de veras independiente. No os voy a dar más la vara con ello, hoy no.

En unos días daré cuenta de algunas noticias que van a ayudar a mantener abierta una pequeña brecha en esa tendencia (por suerte, todavía quedan unos cuantos críticos serios por ahí, no estamos solos) y con las que voy a intentar, al menos en lo que esté en mi mano, conservar esa posibilidad de una crítica alternativa, rigurosa y honesta por el bien del cuento como fenómeno literario y artístico. El cuento es (o puede ser) algo más que un producto de ocio y los libros de cuentos algo más que un objeto de consumo, aunque también lo sean, como casi cualquier otra cosa de este mundo a la que se le pueda poner un precio. Oferta y demanda, lícito y cabal. Pero, poniéndolo en valor (que no precio) como organismo artístico y vivo, el cuento puede ser (o debiera ser) una suerte de cuña para garantizar la grieta, para asegurar un respiradero, la sal testaruda que no permite al hielo congelar nuestro camino.

Algunos de estos libros (de la mayoría ya he hablado en su momento, aquí o en alguna revista, de los demás, y de unos cuantos que ahora olvido, hablaré en breve en otros espacios) se editaron en las últimas semanas del año pasado, pero como su recepción por parte de los lectores ha tenido lugar en 2009, me parece oportuno señalarlos aquí. También he leído y redescubierto este año a autores maravillosos, como Felisberto Hernández, sin ir más lejos, pero como esta entrada va de la cosecha del cuento en 2009 y no exactamente del catálogo completo de lecturas de un tal Bellver, me ceñiré a lo que se ha ido publicando en España en estos doce meses (y pico). Al fin y al cabo, el mejor baremo para medir la calidad literaria de unos textos lo ofrece el tiempo porque, a estas alturas y hablando en plata, ¿qué cuentos recordáis ahora mismo, entre los publicados en 2009?, ¿qué relatos os han dejado de veras huella, pasados unos meses?

Va la escueta (al menos me dejo tres o cuatro en el tintero) y directa relación de libros, entre los que hay reediciones, alguna antología, y a la que añado uno del norteamericano Wolff, como guinda del año y adelanto de otro gran bisonte blanco del cuento que regresa: Sam Shepard. Sirva también este muestrario como consejo y orientación para que quien todavía no los conozca investigue y los disfrute, para que los regale a aquellos amigos que sepan apreciar la lectura, o para sentarse en el sillón a recibir el 2010 con la mantita sobre las piernas y un buen cuento entre las manos.

Buenos libros de cuentos entre la cosecha de 2009:


La fe ciega, de Gustavo Nielsen (Páginas de Espuma)Submáquina, de Esther García Llovet (Salto de Página)La soledad de los ventrílocuos, de Matías Candeira (Tropo editores)Mirar al agua, de Javier Sáez de Ibarra (Páginas de Espuma)Estancos del Chiado, de Fernando Clemot (Paralelo Sur)Órbita, de Miguel Serrano Larraz (Candaya)Los objetos nos llaman, de Juan José Millás (Seix Barral)Atractores extraños, de Javier Moreno (Inéditor)Tanta gente sola, de Juan Bonilla (Seix Barral)El momento del unicornio, de Norberto Luis Romero (Tropo editores)Aeropuerto de Funchal, de Ignacio Martínez de Pisón. (Seix Barral)Matar en Barcelona, VV. AA. (Alpha Decay)Rusia Gótica, VV. AA. (Nevsky Prospects)Aquí empieza nuestra historia, de Tobias Wolff (Alfaguara)