Bitácora de Sergi Bellver: Fallo del VII Premio de Relato mínimo Diomedea.

22/6/09

Fallo del VII Premio de Relato mínimo Diomedea.

Para la séptima edición del Diomedea llegaron textos desde siete países y, como en la sexta entrega, ha vuelto a aumentar el número de participantes en casi un 20 por ciento. Varios relatos de autores fieles al Diomedea se han quedado muy cerca de los seis candidatos finales (los que valora en última instancia el jurado) que en esta ocasión fueron (por orden alfabético): «Cambio climático» (código 7V29Y13CO4), de Rosana Alonso; «Carteras ajenas» (código 7S13J19CS3), de Hugo García Saritzu; «El hatillo» (código 7V29Y17EO8), de Jesús Esnaola Moraza; «El velatorio» (código 7L15J23EO9), de Manuel Sánchez Vicente; «Tomates Cherry» (código 7V29Y18TY9), de Claudia Munáiz y «Sumamente desesperados» (código 7V29Y16DS7), de Andrés Portillo González.
Enhorabuena a los dos finalistas y al ganador, que desvelamos a continuación. Los tres se llevarán, además de los títulos de Gens ediciones que estaban previstos, el libro de relatos Norteamérica profunda, que su autor, Juan Carlos Márquez, ha tenido el detalle de donar al certamen. Esperemos que el ejemplo cunda entre otros cuentistas en futuras ediciones del Diomedea.
Como siempre, gracias a todos vosotros, que seguís y muchas veces ayudais a difundir esta iniciativa, próxima a cumplir los dos años de vida. Gracias también a los miembros del jurado, que continúan colaborando de manera desinteresada.
Recordad que desde el pasado lunes ya está abierta la convocatoria para el VIII Premio de Relato mínimo Diomedea, que en esta ocasión comprenderá un trimestre para abarcar las vacaciones (se falla en septiembre) y también para que durante el mes de julio podáis concentraros en el I Concurso Internacional de Microrrelatos "Museo de la Palabra", si os apetece.


Fallo del VII Premio de Relato mínimo Diomedea:


Finalista del VII Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del VII Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «Carteras ajenas»
Autor: Hugo García Saritzu
Nacido en la Patagonia argentina, desde 1980 vive en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú. Es Doctor en Filología Hispánica por la UB y ha ejercido la crítica literaria en medios como el suplemento cultural de LA VANGUARDIA.
Bitácora: Vell Talp

Obtiene los libros de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), y Norteamérica profunda, de Juan Carlos Márquez, por gentileza del autor.


CARTERAS AJENAS



ELLA SE PUSO DELANTE DE USTED mientras el metro entraba en Liceu. Pinta de guiri, buen culo y la cartera en el bolsillo trasero clamando hurto sin violencia. Fue fácil. Dos dedos en pinza, grúa y adiós. Las puertas tardaron en abrirse, usted maldijo y ella se volvió. Sonrisa de diosa pagana. Un temblor le recorrió el espinazo recordándole monos pasados y olvidados. Cuando quiso reponerse de aquella mirada, ella había desaparecido en el gentío.
El botín: cinco euros, DNI de Katharine Werfel, un folleto del Gimnàs Raval y un papel con direcciones. Aunque usted siempre se deshace de las carteras robadas, ésta decidió quedársela. Necesitaba encontrarla.
Ni en el gimnasio, santuario del breakdance, ni en las direcciones, todas casas okupadas, le dieron novedad de ella. El golpe bajo vino del consulado alemán: el año anterior, el metro había arrollado a Katharine Werfel.
Buscar el olvido no fue fácil.
Hace dos días, en Sants y en hora punta, las puertas del metro tardaron en abrirse. Dos manos se sujetaron a su cintura. Se volvió. Reconoció su mirada y su sonrisa y, otra vez, la perdió en el gentío. Inmediatamente se palpó el bolsillo, ya no tenía su cartera.
«Carteras ajenas» es propiedad de © Hugo García Saritzu 2009.


Finalista del VII Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del VII Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «El hatillo»
Autor: Jesús Esnaola Moraza
Donostiarra de nacimiento, reside en Barcelona. Recientemente obtuvo una mención especial en el III Concurso de relatos de TMB de Barcelona.
Bitácora: El doctor Frankenstein, supongo

Obtiene los libros de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), y Norteamérica profunda, de Juan Carlos Márquez, por gentileza del autor.


EL HATILLO



AQUELLA MISMA NOCHE, tras escuchar la decisión de Marta, subí a la azotea de casa con el fusil de precisión que usaba cuando iba de caza mayor. Saqué los prismáticos y miré con ellos alrededor de todo el edificio, intentando descifrar cuál sería la ruta más probable.
Hasta el amanecer no las oí acercarse. Venían dos juntas. Aguardé a que se separaran. Todo se complicaría mucho si no lo hacían. Tras unos segundos de tensión, una de ellas viró hacia el sur mientras que la otra siguió directa hacia mí. Cargué el fusil. Coloqué la rodilla derecha en el suelo y encajé bien la culata en mi hombro. Un disparo. Tal vez no me diera tiempo de hacer dos.
Apareció su cabeza en la mira telescópica. Contuve la respiración y mi dedo índice apretó suave el gatillo. La cabeza de la cigüeña reventó y el hatillo que llevaba en el pico con mi hijo, con nuestro hijo dentro, se precipitó al vacío. Cuando estaba a mitad de camino del suelo, desapareció como la pólvora de un fuego artificial pero sin luz, sin ruido.
«El hatillo» es propiedad de © Jesús Esnaola Moraza 2009.


Cuento ganador del VII Premio de Relato mínimo Diomedea
Ganador del VII Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «Cambio climático»
Autora: Rosana Alonso
Compagina su trabajo como analista de laboratorio en un hospital con la escritura. Ha recibido diversos talleres literarios y obtuvo un segundo premio en la modalidad de texto hiperbreve en el XIII concurso de la Fundación Civilia “Todos somos diferentes 2008”. Reside en Camarma de Esteruelas (Madrid).
Bitácora: (no consta)

Obtiene un lote con cuatro libros de relatos: Despeinadas, de Gema Fernández Esteban (Gens, 2009); Nosotros, todos nosotros, de Víctor García Antón (Gens, 2008) y la antología Parábola de los talentos (Gens, 2007). Recibe también el libro Norteamérica profunda, de Juan Carlos Márquez, por gentileza del autor.


CAMBIO CLIMÁTICO



FUE UNA PRIMAVERA PRECOZ. El terapeuta le había dicho a mamá que cuidar del jardín le vendría bien; se había convertido en una selva en miniatura en la que perdíamos siempre la pelota. Compró un abono universal a un extraño hombrecillo de acento extranjero que vendía sus productos a domicilio. Todos, menos papá, nos dedicamos a desbrozar, abonar y sembrar el jardín con entusiasmo. Pasado un mes germinaron un poeta, una bailarina y un violinista entre los macizos de clavelinas y pensamientos. El poeta escribía palabras nuevas que mamá cantaba siguiendo el sonido del violín y la bailarina giraba alocada a nuestro alrededor, como una mariposa gigante y exótica. Llovían colores primarios y saltábamos sobre charcos violetas y verdes, salpicándolo todo. Papá nos miraba muy serio resguardado bajo el porche, como si no le alegrara escuchar a mamá cantar después de tanto silencio. «Es el cambio climático», murmuraba, y recogía el agua multicolor en frasquitos para analizarla en su laboratorio. Una noche, mientras dormíamos, tiró el abono al contenedor y echó herbicida en el jardín. Nuestros invitados se fueron marchitando y mamá se encerró en su cuarto de nuevo. Un aliento helado se adueñó de la casa.
«Cambio climático» es propiedad de © Rosana Alonso 2009.


Todas las obras están bajo una Licencia de Creative Commons.

Premiados en anteriores convocatorias:

I Premio de Relato mínimo Diomedea
II Premio de Relato mínimo Diomedea
III Premio de Relato mínimo Diomedea
IV Premio de Relato mínimo Diomedea
V Premio de Relato mínimo Diomedea
VI Premio de Relato mínimo Diomedea


Consulta las bases

19 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Vaya, envié el relato confiando en iros conociendo y me encuentro en la final. Gracias Sergi por la oportunidad, al jurado por la generosidad y al resto de mis compañeros por dejarme aprender de ellos en sus blogs. Espero que esto sea el comienzo de una gran amistad.

Jesus Esnaola dijo...

Me olvidé en los agradecimientos, como para ganar un oscar estoy yo, de Juan Carlos Márquez. Muchas gracias.

Manuel Abacá dijo...

Hola a todos. Lo cierto es que en esta ocasión más que en otras me han gustado todos los (micro)relatos. También su orden de aparición porque la diferencia que existe entre cada uno de ellos los hace más amenos; se complementan. Prefiero el primero, pero eso no tiene nada que ver con la calidad sino con mis gustos. Enhorabuena a los tres autores y al Concurso.

Gilda dijo...

Felicitaciones a todos. Son textos excelentes, como siempre. "Cambio climático" me gustó especialmente.

Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

Jesús Esnaola(he leídos micros tuyos finalistas de Relatos en Cadena). Tu micro me parece muy bueno(condenadamente bueno), estoy de acuerdo con el comentario de Manuel Abacá.
El micro de Hugo(con fantasma incluído )también me parece un buen texto.
Al ser tres micros con características tan distintas es ameno y ¡viva la diference!

Gracias a JC Márquez por donar su libro.

Gracias a Sergi y demás miembros del Jurado por considerar que el relato merecía la pena. Estoy en estado de shock.......

Chic@s,hombre y mujeres todos hay que seguir escribiendo. Estar en la brecha.
Felicidades al resto de finalistas(los que quedaron al borde) y a Sergi por crear esta iniciativa.

Rosana Alonso.

Jesus Esnaola dijo...

Gracias Rosana y, desde luego, enhorabuena por tu relato, y digo por el relato y no por el premio, porque es espléndido que es lo que al final importa. Un abrazo.

manuespada dijo...

Muy buenos los tres, el ganador me ha recordado a la magnífica película "Amanece, que no es poco", pero en un tono más lírico, por lo de plantar a gente en el huerto. Estupendo. Un saludo Sergi, ya nos tomaremos una caña con más calma la próxima vez que nos encontremos en un evento/sarao.

Enrique Páez dijo...

Me han encantado los tres relatos. Mis felicitaciones calurosas.

Hugo dijo...

hola a todos,
acabo de abrir el ordenador y me encuentro con esta grata sorpresa, quiero agradecer a Sergi por las oportunidades que brindan estas convocatorias y al jurado por haber optado por tres relatos tan diferentes, en este sentido me sumo a la opinión de Rosana, sólo las diferencias nos enriquecen, abren nuevas sensibilidades y quitan candados a la imaginación,

Jesús, no te quepa ninguna duda de que esto es el comienzo de una gran amistad contigo, con Rosana y con todos lo que pensamos que contar es de las pocas cosas por las que vale la pena seguir en esta brecha que nos ha caído en suerte.

Juan Carlos Márquez, muchas gracias por obesquiarnos con tu texto,

salut,
hugo

Sincopadas dijo...

Felicitaciones para todos los finalistas y la ganadora. Me han gustado los tres, aunque especialmente la narrativa de "Carteras ajenas"; pero me complace un texto ganador que te envuelve en una nebulosa poética.

Saludos,
Montse.

Amaia dijo...

Vaya,son fantásticos Sergi,me gustó especialmente el de la cigueña,muy sorprendente,mucho,pero los otros dos no desmerecen nada aunque tuve que decantarme.

Es maravilloso esto de las convocatorias,hay un montón de talento disperso por ahí.
Felicidades a todos.

Un saludo!

Andrés Portillo dijo...

Soy de uno de los que se quedó al borde, algo que no me extraña viendo el relato ganador y los finalistas; los tres son excelentes. Felicidades a los autores, es un gusto leeros. Y gracias Sergi por regalarnos estos concursos.

Anónimo dijo...

Buenas noches y gracias por dejarme poner mi huella en el concurso.

Claudia

Juan Carlos Márquez dijo...

No hay de qué. Me han gustado los tres microrrelatos, especialmente "el hatillo" porque en él cofluyen de una forma dolorosa y plástica la realidad y la ficción.

Xuan dijo...

Enhorabuena a los ganadores. Espero que esta iniciativa dure mucho tiempo.

Herman dijo...

Mi enhorabuena a los tres. Da gusto leer relatos de tanta calidad. Me ha perturbado especialmente el de Jesús Esnaola. Y enhorabuena también a Sergi, por descubrirnos sin cesar autores nuevos de gran talento.
Un abrazo para todos.

Loc@ dijo...

Acabo de copiarte esta entrada, la publicré en mi blog al completo o seccionada, tras leerla pausadamente. Por supuesto, mencionando su origen. Saludos. PAQUITA

J. J. Murillo dijo...

Sergi, la tuya es una de esas bitácoras imprescindibles en la red, si es que hay algo imprescindible en la red. De haberlo, la tuya lo es.

Llevo tiempo queriendo agradecerte esta labor concienzuda. El premio Diomedea de microrrelato es una de esas inciativas tuyas que nos regalan joyas. Para ser sincero te diré que me parece que la calidad de los micros es enorme. De estos tres seleccionados, por ejemplo, me ha encantado El hatillo, lo cual no quiere decir que no me hayan gustado los otros dos, porque también me gustaron.

Quería decirte que entre el otro día y hoy he estado leyendo los anteriores premiados y me parece que hay dos relatos muy buenos, el de Ana Pino (maravillosamente cruel esa historia de la madre y las ratas) y el micro de la gota de agua de Marta María López (tan lírico, tan bien escrito). Yo diría que esos son para mí los mejores, en este orden: el de Marta María López, el de Ana Pino y el de Jesús Esnaola).

Un abrazo.

Francisco Ortiz dijo...

Me gusta el primero, que es una historia entera en pocas líneas. Menos los otros dos, que incurren en lo que considero el error común en muchos microrrelatos: el destello que luego deviene oscuridad.
Un saludo y larga vida a vuestras iniciativas.