Bitácora de Sergi Bellver: Fallo del V Premio de Relato mínimo Diomedea.

23/2/09

Fallo del V Premio de Relato mínimo Diomedea.

De nuevo y como siempre, muchas gracias a todos los autores que han participado en esta edición del Premio Diomedea. Se han recibido relatos desde España (57%), Chile (21%) o Argentina (12%), y también desde México, Colombia, Israel o Escocia (que sumaron el 10% restante). Enhorabuena a la ganadora y a los dos finalistas ―entre los que en esta ocasión, por esas cosas del voto al texto y sin conocer más que un código de cifras y letras, encontramos al ganador de la pasada convocatoria―. El jurado no lo ha tenido fácil porque el nivel de los seis relatos candidatos era muy similar. Así, se han quedado a un paso del podio los relatos «Ningún náufrago», de Raúl Sánchez Quiles, «Sobre el nido de una ballena», de Pedro Peinado Galisteo y «Un pequeño problema», de Ginés Cutillas. Del mismo modo, las votaciones entre los cuentos finalistas y el ganador han sido muy reñidas.
En fin, espero que como en todas las ediciones anteriores, esta iniciativa sirva para que descubráis el trabajo y las páginas de otros autores en la red. Y para que esa comunicación se mantenga y crezca, os animo a todos a participar en el VI Premio de Relato mínimo Diomedea.


Fallo del V Premio de Relato mínimo Diomedea:


Finalista del V Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del V Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «La familia unida»
Autora: Araceli Esteves Castro
Diplomada en la EUTI por la Universidad Autónoma de Barcelona, ciudad en la que nació en 1960. Tras vivir en Londres y Bruselas, ejerce como profesora de inglés en Palma de Mallorca, donde reside. Publica con asiduidad textos breves en su bitácora, un trabajo que el crítico y editor Fernando Valls recogió en una ocasión en su página La nave de los locos, donde publicó este mismo relato.
Bitácora: El pasado que me espera

Obtiene el libro de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), por gentileza de la editorial.


LA FAMILIA UNIDA



NUNCA ME LLEVÉ BIEN con la familia. Desde la abuela Felicia, con ese don para esparcir cizaña, hasta el patán de mi hermano Ricardo, todos parecían puestos en escena para que la mía fuera una existencia desgraciada. Eran parientes artificiales, implantados en mi vida como órganos ajenos y que mi cuerpo rechazó con furia desde niño. Durante años fantaseé con ser un niño adoptado, pero el pulgar en forma de martillo no dejaba espacio para la duda acerca de mi ascendencia. Todo lo que hice de joven para alejarme de mis parientes, resultó un esfuerzo vano e inútil. Acabé con la mandíbula de la abuela encajada en uno de mis fémures, las costillas de Ricardo sobre mi coxis y al lado, el cráneo de papá. Juntos y revueltos en el mismo nicho, obedeciendo la costumbre familiar.
«La familia unida» es propiedad de © Araceli Esteves Castro 2009.


Finalista del V Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del V Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «La guerra»
Autor: Xuan Folguera Martín
Cuentista activo y vecino de Madrid, en el pasado año 2008 obtuvo, entre otros, el I Premio Desnivel de Relato de Escalada. Su cuento «Manos» resultó ganador del IV Premio de Relato mínimo Diomedea
Bitácora: Los cuadernos secretos

Obtiene un libro de relatos a convenir con el autor, ya que en la pasada edición se hizo con Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006).


LA GUERRA



ANTES DE QUE EXISTIERA LA MUERTE, todo era mucho más divertido en el barrio. Nos acuchillábamos unos vecinos a otros, nos suicidábamos colisionando nuestros coches contra las farolas o nos lanzábamos en plancha desde la azotea. Como mucho, perdíamos la inconsciencia durante unas cuantas horas. Al amanecer, siempre sanaban las heridas, se soldaban los huesos y nos levantábamos sin rencor y con paso titubeante, como si únicamente nos hubiéramos despertado de un sueño.
Hace un par de días, unos vecinos le pegaron una pedrada en la cabeza al tío Luis. Al amanecer no se levantó. Tampoco se levantó al día siguiente.
―La guerra ―sentenció una mañana el abuelo.
Todos lo miramos en silencio durante unos segundos, pero enseguida continuamos recogiendo piedras y palos para ir en busca de los vecinos. No sabíamos muy bien lo que era la guerra, pero no estaba bien que los restos del tío Luis continuaran solos en la acera.
«La guerra» es propiedad de © Xuan Folguera Martín 2009.


Cuento ganador del V Premio de Relato mínimo Diomedea
Ganador del V Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: «La gotera»
Autora: Marta María López García
Desde Piedras Blancas (Asturias), localidad en la que reside, lleva adelante una bitácora dedicada a la literatura, donde publica reseñas de libros o entrevistas a escritores. Colabora regularmente con la página literaria Qué leo ahora.
Bitácora: El desván de los libros

Obtiene un lote con los libros de relatos Nosotros, todos nosotros, de Víctor García Antón (Gens, 2008), Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006); y la antología Parábola de los talentos (Gens, 2007), por gentileza de la editorial.


LA GOTERA



LA CASA TENÍA UNA GOTERA que caía ―plot, plot, plot― sobre el fregadero y sonaba metálicamente igual que el corazón de un hombre de hojalata. Pensaban que era el ruido el que no les dejaba dormir, ni leer, ni hacer el amor. Pusieron un vaso debajo de la gotera. Sonaba distinto ―plin, plin, plin―, casi desde lejos, como si estuviera cayendo al otro lado de las paredes de su casa. Era más llevadero.
Poco a poco el vaso se fue llenando. Mientras leían cuentos tristes se imaginaban cómo iba llenándose. Gota a gota. Al mismo tiempo que trataban de dormirse, sin conseguirlo, contaban las gotas como quien cuenta ovejitas durante el insomnio. Se besaban, hacían el amor mecánicamente y el ritmo de la gotera se transformaba en el diapasón de sus torpes movimientos. Pero un día la gotera dejó de sonar ―silencio― y volvieron a leer y a dormir. Y a escucharse el uno al otro.
Se les quitaron entonces ―definitivamente― las ganas de hacer el amor. A veces él susurraba al oído de ella: «plot». Otras veces era ella la que se acercaba a la oreja de él y murmuraba: «plin». Pero nada.
«La gotera» es propiedad de © Marta María López García 2009.


Todas las obras están bajo una Licencia de Creative Commons.

Premiados en anteriores convocatorias:

I Premio de Relato mínimo Diomedea
II Premio de Relato mínimo Diomedea
III Premio de Relato mínimo Diomedea
IV Premio de Relato mínimo Diomedea


Consulta las bases

13 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Felicitaciones a la ganadora y a los finalistas.

Excelentes cuentos, como siempre.

:)

Sergi, un abrazo para vos.

C.G. dijo...

Enhorabuena a la ganadora y los finalistas.

Un abrazo grande para ti, Sergi :)

Hiperbreves S.A. dijo...

Más felicitaciones a la ganadora, a los finalistas y a Sergi Bellver por poner en marcha este certamen. Por mi parte, como casifinalista del V Premio de Relato mínimo Diomedea, sólo añadir una amenaza: volveré.

Gorocca dijo...

Magnífico el micro de la asturiana, pasaré por su bitácora.
Saludos!

El Viajero Solitario dijo...

Tres magníficos micros, sí señor. Quizás "La Gotera" tenga un plus extra, en cuanto brinda varias lecturas, distintas interpreteciones.
Mis felicitaciones a los tres y a ti, Sergi, por la selección.
Abrazos.

Eva A. dijo...

Escalofriante relato el de la ganadora; espero que su goteo de escribiente no cese nunca.

Felicidades a la ganadora y los finalistas.

Muy interesante tu iniciativa Sergi.

Sexo de perfil dijo...

Poemas desde México, manda sonetos para las múltiples líneas narrativas europeas.

¡Felicidades a los ganadores!

Sinuosa dijo...

Felicidades a los tres. El jurado lo habrá tenido difícil, sin duda. Son excelentes.
Un abrazo especial para Araceli Estevez, y y otro para la ganadora, por dejar tan alto el pabellón asturiano. ¡Enhorabuena, paisana!
Sinuosa

Ángel Zapata dijo...

Ya sabéis que estoy en contra de la vaina de los premios, pero este al menos me ha permitido conocer el relato de Marta, que me parece magnífico: enhorabuena de verdad por ese bellísimo cuento.

Ángel.

Xuan dijo...

Enhorabuena a la ganadora, a la otra finalista y a los casi finalistas.

Me han encantado los micros. Creo que son geniales.

Aprovecho la ocasión para comentar a Sinuosa que, aunque ahora viva, en Madrid, yo también nací en Asturias.

Marta María López dijo...

Yo también te felicito, Xuan, y agradezco sobre todo a Sergi estas iniciativas tan estupendas que siempre tiene y a la gente que ha leído los microrrelatos.

Qué decirle a Ángel Zapata, maestro, que no soy digna de que entres en mi casa, pero una palabra tuya...

Por cierto, Xuan Folguera: cómo no ibas a ser de Asturias con ese nombre y ese apellido. Asturiano, asturiano.

María dijo...

Jo!!! Qué pasada. La ganadora del microrrelato es profesora mía y la persona gracias a la cual empecé a leer relatos, bueno, gracias a ella he empezado a leer de todo. Me alegro muchísimo y me parece una historia super bonita de incomprensión y alienación de la pareja (se dice así?). Es que esto de leer mejora mucho el vocabulario :P
Un besote, Sergi.

Sergi Bellver dijo...

Gracias a todos por vuestras intervenciones, cada uno desde su punto de vista y desde su estadio concreto en este camino de crecimiento perpetuo que es la literatura.

Espero que entre todos sigamos mucho tiempo dando guerra y haciendo descubrimientos con esta iniciativa.