Bitácora de Sergi Bellver: A.

26/2/08

A.

A modo de despedida. Del libreto personal de A, febrero de 2008, fragmentos:


«La Verdad es aquello que produce resultado.»
BUDA



ALIADOS. Eso es lo que somos, lo que fuimos desde un principio y lo que siempre seremos. No es un compromiso ni una promesa, sino la expresión más íntima de nuestra naturaleza, el único modo en el que mi ser concibe y siente que puede estar ya en el mundo.

[...] Vivimos en un mundo en el que las cosas suceden a gran velocidad y el vértigo hace que muchas veces no reparemos en la lentitud de cierta belleza, en los detalles más frágiles de la historia. Por eso, y por el uso continuado y repetido de ciertas palabras en nuestra vida, algunas de ellas se gastan como lápices usados que cada vez van dejando un trazo más grueso y difuminado. Algunas de esas palabras pierden el filo y ya no nos sorprenden como antaño o, lo que es más importante, ya no les damos el mismo crédito.

[...] Y es que podemos asegurar muy pocas cosas en esta vida, porque la Verdad misma es un animal huidizo que va lanzando señuelos, y al tratar de descifrarlos perdemos demasiado tiempo, demasiada energía. Casi siempre las cosas son mucho más sencillas, y si realmente deseamos algo, vamos a por ello. Pero a veces no todo depende de nosotros, y aunque la fuerza de voluntad, el deseo y la esperanza sean capaces de incidir en la realidad misma para cambiarla, en ocasiones es esta la que nos moldea a nosotros, con un golpe inesperado del destino del que no podemos escapar. Lo encajaremos y superaremos o nos dejará abatidos, eso depende de nuestra fuerza interior. La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae. La vida nos pone delante las oportunidades para crecer o vivir algo intenso, para trascender, y sólo de nosotros depende aprovecharlas. Uno ha de ser valiente para no arrepentirse de haber dejado escapar algo, cuando tuvo su momento. Porque nunca sabrá qué hubiera sucedido. Y sólo hay dos maneras de conseguir evitar ese arrepentimiento: el olvido o la apuesta, dejarse vencer o dejarse ir, conformarse o luchar. Seguir la inercia de las cosas o marcar el propio ritmo, aunque cada elección suponga una renuncia y cada camino escogido deje atrás otros aún desconocidos.

*

AFINIDAD. Una palabra amable que define aquellas cosas que alguien puede tener en común con otra persona. Un concepto que va directo al plano mental que nos hacemos del otro, sus gustos, sus costumbres, sus maneras, sus valores, todos aquellos mecanismos que hacen que una convivencia funcione, que ese pacto implícito sea conveniente y propicio para las dos partes. Pero a veces todas esas cosas dependen de factores tan frágiles, tan cambiantes, que uno no sabe si pertenecen más al ambiente, a la cultura en la que hemos crecido, a la herencia personal de cada uno, y a la voluntad de que las cosas funcionen a toda costa, que a nuestra verdadera esencia.
No miramos más que a través de un prisma heredado, y muy pocas veces logramos dar rienda suelta a nuestra verdadera mirada, aquella que nos revela al instante la naturaleza más íntima de las cosas, sin necesidad de pensarlas dos veces. Uno sabe cuándo tiene delante algo que le conmueve, sin tener que meditarlo. Uno percibe cuándo lleva dentro un sentimiento sincero, sin que le haga falta explicarlo, ni explicárselo a sí mismo, sobre todo. Hay cosas que suceden sin más, tan claras como el día y tan bellas como el ocaso, aunque nuestra mirada no acierte siempre a verlas, tras ese velo de nubes que la normalidad ha tejido con los años.
¿Quiénes seríamos si nuestra naturaleza pudiera conservarse intacta? ¿Llegaríamos a ser de veras alguien si no hubiéramos recibido todas esas influencias, conscientes o no? Nuestra personalidad se va formando por una combinación de ambas fuerzas, el exterior que nos va puliendo y el interior que se va definiendo cada vez más, conforme el tiempo y la experiencia van haciendo su trabajo.

[...] No puedo decirte si la afinidad sustenta o no las relaciones humanas, no sé si lo que construye de veras una convivencia feliz reside sólo en esas cosas, la conveniencia de un modo de vida, la tolerancia con el espacio propio del otro. Mi experiencia me dice que sí, que todo eso no sólo es útil, sino muy necesario. Pero también mi voz interior me deja claro que cuando un alma se siente en comunión con otra, a un nivel tan íntimo, todo lo demás deja de importar, todo lo demás acaba encajando, entrando en armonía por una suerte de ley natural.

*

ACTUAR.

[...] Vivir es actuar cuando la vida nos da pie, porque no hemos venido a ser espectadores, sino a escribir nuestra propia historia, el guión original que sólo nosotros podemos idear para ser felices, dignos y completos. Todos los seres humanos tenemos una responsabilidad con nuestra propia felicidad, y no podemos traicionarla con las estrategias de la mera supervivencia, ni mucho menos con el miedo. Vivir requiere valor, actuar requiere valor, pero sólo entonces nuestra vida se convierte en algo valioso de veras, en aquello que realmente vinimos a hacer a este mundo. Y si todos nos atrevemos a ser audaces, a no traicionar nuestra felicidad, conseguiremos además una realidad mejor, sin reproches, sin culpas que achicar en otros, un mundo en el que cada uno será responsable de su propia sabiduría, aquella que poco o nada tiene que ver con lo que cualquier persona normal esperaría de nosotros, ni con lo correcto o lo cabal —que suelen ser puntos de vista ajenos— sino con lo que nuestro ser interior necesita realmente para crecer en plenitud.

*

ATRAVESADO.

[...] Tengo miedo.
Tengo miedo de no ser valiente y arrepentirme después.
Tengo miedo de tener miedo y arrepentirme siempre.
Tengo miedo de ser demasiado valiente y estropear algo.

51 comentarios:

Sergi Bellver dijo...

Aclaración para los interesados: los autores que enviaron en las últimas semanas un ejemplar de su(s) libro(s) para una posible reseña tendrán en breve una pequeña compensación (un libro, quid pro quo) por el cierre —o "cese temporal de la convivencia" de quien esto escribe con vosotros y con la escritura— de esta bitácora. No importa si después la lectura de dichos libros me hubiese llevado o no a una reseña —sólo prometí las favorables—, pero me parece lo justo, por las molestias.

Respecto a lo demás, creo que nada queda por decir, aparte de reiterar un enorme GRACIAS, desde lo más hondo de mi persona, a todos, por todo.

No importa cuándo, ni dónde, ni cómo, pero sé que un buen día nos volveremos a encontrar en el camino.

Suerte.

Cathy dijo...

WOW!!! HACE SIGLOS QUE NO TE VISITABA, AHORA QUE VEO QUE ESTABAS Y DIGO ESTABAS POR LA FECHA DE PUBLICACION, EN BLOG ME ES MUCHO MAS FACIL ESCRIBIRTE.... VOLVERE A LEERTE SERGI

UN ESTRUJABRAZO, TICA.

Francisco Ortiz dijo...

ME gustan mucho Aliados y Atravesado y ese camino que empieza tan claro y seguro y acaba con tantas dudas.

Arilena dijo...

Uno sabe cuándo tiene delante algo que le conmueve, sin tener que meditarlo.

Sí, lo sabe, y este texto lo hace, conmueve. Hay que respirar fuerte al acabar de leerlo, coger aire.

Y después de las cuatro últimas y certeras frases finales...
Estupendo.

Anónimo dijo...

Excelente amigo poeta, Así te queria leer....son las palabras mas justas y mejor definidas que leído últimamente....

simplemente matador....

saludos y un abrazote....se te quiere mucho...

marina dijo...

certezas punzantes, moldeables en el yunque del valor, rehogadas en un cuenco de esperanza...

Anónimo dijo...

Perdona que te pregunte algo que en apariencia no tiene ninguna relación con el tema, aunque para mí la tiene, y mucho. Simplemente me ayudaría a entender mejor algunas cosas que escribes y que haces. La pregunta es bien sencilla, Sergi: ¿tienes novia?

Anónimo dijo...

Yo creo que, si no puedes hacer las reseñas, deberías devolver el libro que se te envió. Que hay algunos editores que ceden muy pocos libros a sus autores e incluso algunos lo hemos tenido que comprar de nuestro bolsillo. Un saludo y hasta siempre.

Anónimo dijo...

Por cierto, no soy el mismo anónimo que el del tema "novia". Lo digo para aclarar malentendidos.

Sergi Bellver dijo...

Gracias, Cathy (bienvenida), Francisco (un honor), Arilena (otro, y enhorabuena de nuevo por lo de la SER), anónimo #1 (supongo que eres mi amiga D.) y Marina (esperanza a pesar de todo, siempre). Gracias por leer.

Al anónimo #2: no entiendo tu pregunta, de veras, pero si te sirve de algo, no, "técnicamente" no tengo "novia", aunque mi corazón esté absolutamente ocupado y ya no quepa nada más (y nada menos) en él que amistad para los demás.

Al anónimo #3: Si eres uno de los dos autores que enviaste libro y prefieres que te lo devuelva (M.A. o P.), sólo tienes que decírmelo. Ya te había preparado un sobre con otro libro y una nota, que te mandaré de todos modos, junto con el tuyo de vuelta, si así lo deseas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Bueno,lo leí una sóla vez y con esa una me bastó para cerciorarme de que pensamos bastante parecido y por ello y por fin,te entiendo. Lo mismo que entonces te dije:sé feliz,si más no lo habrás intentado.En lo único que no coincido,hace algún tiempo sí,es en tu último párrafo ya que en una ocasión me dí cuenta que tendría que elegir entre miedo y libertad,una cosa me impedía la otra así que decidí la libertad,no gratuita,siempre pagando un precio pero eso sí,sin miedo!!No hace falta que contestes este comentario porque sospecho que no miraré atrás,hasta siempre!!Goroka.

Anónimo dijo...

H.
Hoy se posa un pájaro blanco en el acantilado y un rayo de luz viva me incendia; debajo el mar, un sombreroo de nubes
Hoy, en su roca, sus huellas acarician mis pies desnudos, estreno zapatos y grito
Hoy, desde este cielo, invoco al miedo; falso profeta que corrompe el hechizo del cuerpo y del alma...se adueña de corazones que cantan al unísono, de bocas que quiern unirse, de ojos que te ven, de oídos que quieren escucharte, de los que leen, de los que escriben,de mi alma, de tu alma, de la de todos
Hoy me revelo con fuerza, con la fé de los herejes, la que un día dió rumbo a mi nave quebradiza. Me revelo con la profundidad del mar, con la solidez de la roca, con la firmeza de la tierra
Hoy me confieso, creo en el calor del sol, creo en la luz de la luna,cro en la celeridad del rayo, creo en la caricia del viento, creo en la fuerza del agua, creo que somos, creo que estamos, creo que queremos
Hoy, ahora, me estoy dando cuenta de que mi letra capital es muda
Hoy, ahora, te beso, mañana...

Anónimo dijo...

Hoy la vasta espuma del deseo me habita, no quiero convencer a nadie, pero creo en la religión de un par de manos unidas, que el mar lave mis pecados

Hoy pido disculpas a los lectores, ya paro

Hoy beso tus alas

miguel ángel zapata dijo...

Hola, Sergi:
Por mi parte, no hace ninguna falta que me envíes el libro de vuelta, ni siquiera otro en contraprestación. A mí me gusta que la gente me lea, sin más. Sea como sea, espero que te vaya muy bien en aquello que emprendas, y si vuelves a sentir el gusanillo, sólo tienes que silbar. Un abrazo.

josé antonio ruiz dijo...

El texto no solo es muy bello, sino que revela a un hombre inteligente tras él. Y no hay más que decir, quizá expresar deseos. Suerte, ánimo y un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Hasta siempre, mientras ese siempre suceda Goroka.

Tu letra no es muda, sino capital, H. Gracias por exponerte. Valiente y generosa.

A eso le llamo yo "clase", Miguel Ángel. De todas maneras te voy a enviar el otro libro, porque me apetece.

José Antonio, amigo, si no te he escrito un correo es porque te estoy escribiendo una carta. Me apetece recuperar viejos hábitos.

pd: consultando a tus amigos, si quieres, ¿qué idioma te parece más difícil de aprender, el sueco, el noruego o el finés?

Claudia 2008 dijo...

Reitero mi agradecimiento por haberme hecho escribir algún texto. Venía aquí a buscar inspiración y hoy, veo esta dulce despedida. Gracias por tomarte tanto tiempo por nosotros, tus lectores, y por ti. Escritor.

Nos veremos, como con Kerouac, en el camino. O en el Café de L' Opéra, en Paris!!!

un abrazo,

Anónimo dijo...

Yo tengo ganas de decir a todo el mundo que la mejor novela que he leido en mi vida es MARIA LEON, de pura casualidad la encontre en ibel.es Podriamos tener un mundo más lindo
palomaoneil@terra.es

Pepe Cervera dijo...

Sergi, amigo, que yo tampoco soy el anonimo que solicita la devolución de su libro. El que te mandé es tuyo y como tal haces con él lo que te plazca, eso sí, espero que después de leerlo.
Si no te resulta molesto me gustaría conocer tu opinión sobre mis cuentos.¿Si o Si?
Un fuerte abrazo y suerte.

Marsu dijo...

Es bueno vivir con algo de miedo; evita que seamos demasiado temerarios. Ayuda a detenerse a pensar a la hora de elegir, y tambien a la hora de renunciar. A la hora de acertar al buscar la felicidad a costa de la supervivencia. Creo que la experiencia ayuda a vivir con ese miedo, a manejarlo, y a utilizarlo de forma correcta.

Mucha suerte, escritor, y hasta pronto. No te digo adios, primero, porque no me da la gana, y segundo, porque sé que esto es un hasta luego.

Un beso, María

Sergi Bellver dijo...

El café de la Ópera de Madrid tampoco es mal sitio, Claudia 2008. Ya sabes que me halaga y me reconforta saber que alguna vez fui chispa para la hoguera de la escritura, de la tuya.

Abrazo.

*

Pepe, puse las iniciales porque había dos autores que habían enviado el libro directamente (más una editorial por su cuenta) y uno nunca sabe a ciencia cierta (¿quién será ese anómimo entonces?). Es decir, uno debía preguntar, pero vista la tinta en la dedicatoria no dudaba en realidad de tu estilo y savoir faire. No dudes tampoco que lo leeré y aunque sea en privado, te diré la mía. Aunque la primera impresión es buena, la de un escritor con la suficiente humildad para que le respete (Ignacio Ferrando es un ejemplo, Javier Tomeo, a quien conocí hoy en persona, otro).

Un abrazo fuerte con viento de levante.

*

Marsu, a la escritura no sé si decirle adiós o retirarle el saludo, auqnue luego la ame, como a A., sin remedio, y regrese a ella, porque haga lo que haga, ella es mi patria, la única cierta. Pero de lo único de lo que estoy de veras orgulloso de ´mi persona (tantas miserias) es que jamás le diho adiós a los verdaderos amigos, lo que supieron demostrarlo, cada uno a su manera.

Hasta pronto, María.

Anónimo dijo...

Por alusiones. Yo hablo, así como muy generalmente, por los posibles autores que te hayan enviado el libro, Sergi. Ni idea de cuántos han sido, pero por tu disculpa pensaba que podían ser bastantes; si no es así y está todo arreglado, perdona. Pero pensaba que no se puede incumplir e intentar arreglarlo con una limosna. Tampoco tiene tanta importancia, y no es que vaya de abogado de pobres sin tener datos, es que lo que dije es el evangelio, trabajo en el sector del libro y muchos escritores mandan obras a medios y las pierden irremisiblemente. Espero no haber molestado con mi comentario. Saludos.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Poques coses que dir-te més Sergi. Que em sap molt de greu tot això, que la bitàcora semblarà ara una resta arquològica preciosa, que no ho se. La visitaré i deixaré un comentari, com els que envia S.E.T.I per veure si algun senyal algun dia troba un ser d´ un altre planeta. Encara no t´ en vas, i ja sembla un desert. Miro els teus escrits antics i m´ entra tristor, que em de fer, si un és massa sentimental, i comença a tenir més pèrdues que ganàncies en això de l´ amistat.
Res. Que estic trist, però...suposo que show must go on, encara que aquesta frase no m´ hagi agradat mai, serà que en anglès queda més lleugera.
Una pèrdua d´ una bitàcora és més que els seus escrits, és un troç de vida que es transforma en altres bits que ja no veurem.
Una abraçada ben forta, i que tinguis molta sort. Espero enviar-te un missatge un dia i que malgrat la tènue senyal t´ arribi.

Very great Sergi, very great aquest darrer escrit. Gràcies per tot.

Sergi Bellver dijo...

Estimado anónimo aludido, no tendría sentido que "bastantes" autores me hubieran mandado su libro: esta era una bitácora particular, con una difusión mediana (mediana, sí, para el marco general de lo virtual), y yo NO soy un crítico ni estoy en los medios. Por lo tanto lo normal es que la gente le mande sus libros a Vicente Luis Mora, por ejemplo, o si son de relatos a Miguel Ángel Muñoz, porque sabrán así que tendrán una crítica en toda regla (les guste o no el resultado y el criterio).

Para no ser uno de esos autores que envió libro me sorprende un poco el grado de implicación al decir algo como pensaba que no se puede incumplir e intentar arreglarlo con una limosna. En primer lugar, cuando uno envía un libro para una posible reseña no tiene garantías de que vaya a ser comentado, y yo lo avisé además muy claramente: si la reseña iba a ser en clave negativa, prefería obviarla, pues para mí es más importante el poner en conocimiento de otros un buen libro que lucirme con el libelo (como dije también, lo más goloso para un Critón en ciernes, que no soy). Así pues, no incumplo nada en realidad. Y no me parece que un libro por otro sea limosna; en todo caso, eso deberían decirlo los interesados.

Yo también trabajo en el sector del libro, en una editorial independiente (absolutamente, sin letra pequeña), y con cada título nuevo de narrativa estamos enviando del orden de cien ejemplares a medios, prensa, críticos y otros autores. Te aseguro que dadas nuestras posibilidades, es un esfuerzo. Con suerte recibimos dos o tres reseñas o algún comentario esporádico. Digamos que hay ahí una inversión de la que no hay renta asegurada. Eso no es el evangelio, pero desde luego, sí el bíblico pan nuestro de cada día en una editorial de este tipo.

Cuando un día sea sólo autor —de eso no se jubila uno aunque quiera— y no editor, quizá estaré en la misma tesitura y tendré que asumir a quien le envío o dejo de enviar mis libros, sin pedir cuentas.

La diferencia es que el crítico de un diario, por ejemplo, obvia el tema y calla, y uno (editor y/o autor) se come el libro con patatas. Aquí, como se trataba de una bitácora particular, a todo se le puede sacar punta, pues todo queda expuesto a la luz, con nombre y apellidos, sabiendo a quién acudir (al "menda").

De todos modos, entiendo en parte tu postura, aunque no la comparta, y te agradezco la molestia que te has tomado en dar tu opinión. No me molesta en absoluto, sólo quise matizar, y no me molesta porque siempre es bueno debatir puntos de vista.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Benvolgut Jordi, no sé qué faré encara amb l'escriptura, però dels bons amics que ho demostren no m'acomiado mai.

He decidit que amb aquesta finestra freda no hi ha prou, que cal la veu del paper i la llum tancada, i cap altre finestra que la de l'habitació per dir algunes coses. Hom pensa que les paraules són sempre paraules i rés més. Potser. Malgrat ara haig de fer cas d'aquesta veu que em crida, i el que faré, si et sembla bé, serà escriure't una carta.

No serà tan rodona com el castell de Bellver a Palma, més aviat un munt de llampegs i trons, però em ve de gust dir algunes coses amb el silenci del paper.

Trigarà uns dies.

Una abraçada forta, Amic d'Arles.

El barquero dijo...

Apenas había aterrizado de puntillas en tu bitácora y ya me he encontrado con despedidas y hastaluegos. Además, llevaba unas semanas sin acceso a internet, cosa que me impedió participar en el III Diomedea. Una pena.
Yo también abandoné la Estigia por motivos personales, después de años de compartir mis letras con otros blogueros, y aquí me tienes, de vuelta siete meses después aunque en wordpress y con menos ganas de ser leído, aplaudido, criticado o cuestionado. Es una experiencia que me sirve para decirte como despedida final que espero tu ya añorado regreso, un regreso que aunque ahora te pueda parecer lejano acabará llamándote tarde o temprano descubriendo así la quintaesencia del escritor inmortal, aquel cuyo arraigo a las letras es fruto de su propia naturaleza, la que no puede esquivar. Sin embargo, no le pongas fecha al mismo, pues el orden de las cosas es sabio y sabrá cuando despertarte del letargo.

Un abrazo compañero.

Anónimo dijo...

Sergi, asunto zanjado. Has expuesto el tema desde un punto de vista que no había sopesado en absoluto. Es cierto que tu exposición es mayor, y personal, más que la de cualquier medio de crítica público. Yo he perdido irremisiblemente al menos dos decenas de mi único libro publicado hasta la fecha enviando a destajo, y por eso tomé partido de forma tan alegre, algo inconsciente quizá, me sentí implicado indirectamente en el tema. Sea como sea, te pido disculpas si mi tono ha sido algo incendiario y me uno a los que valoran tu aportación al mundo de los blog como genuina, y espero que nunca dejes de escribir. Hasta pronto.

Fernando Sarría. dijo...

espero que los caminos nuestros tengan algún cruce...porque como tú bien dices las afinidades hacen que las personas se encuentren y se comuniquen...de todo corazón..suerte..un abrazo.


f.

en tierra de nadie dijo...

Aliados, Afinidad y Actuar riman con Amistad, palabra (y concepto)demasiado manida, demasiadas veces tomada en vano, pero necesaria e imprescindible, al fin y al cabo.

A veces también el miedo la Atraviesa. Aunque dicen que no es valiente quien no tiene miedo, sino quien tiene miedo y lo supera, quien tiene miedo y sigue adelante.

Adelante siempre, Sergi.

Creo que una vez escribiste que hay que tener cuidado con ciertas palabras, entre ellas "Amigo", porque es para siempre. Con todas las consecuencias, y aunque apenas nos conozcamos, firmo afirmando que puedes considerarme Amiga.

un fuerte Abrazo

ETDN

pd.- Solicito tu permiso para poner esta frase en mi blog:
"La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae".

Solis dijo...

No tardes en aparecer nuevamente, seguro.

Solis dijo...

perdonnnnnnnn, no era "tardes" era "tardas", asi es:

No tardas en aparecer nuevamente, seguro.

NIMRIL dijo...

A veces tengo la sensación de llegar tarde, de descubrir las cosas a destiempo, pero luego hago consciente que no hay más secreto que el de saber que las cosas llegan justo a su tiempo. Y lo que llega siempre es bueno, porque de todo podemos aprender, aunque sólo sea eso (que ya es mucho). Yo sé (y perdona mi absoluta seguridad)que tú hace mucho tiempo has oído la llamada del mundo y me reafirmo en lo que ya te dije hace algunas semanas. Necesitamos aprender cosas nuevas, reafirmarnos, reciclarnos tal vez, pero después la llamada acude de nuevo a nuestros oídos. Es así de cabrona y perdona la expresión, pero al final te das cuenta de quetenía que ser así porque en el camino has aprendido cosas maravillosamente nuevas.
Un abrazo.
PD: Si vas a Salamanca por primavera hazmelo saber de cualquier forma, me encantará compartir contigo una charla junto a un café, un té o lo que nos apetezca.

Wilco dijo...

[Taco de sorpresa agradable] pensaba que habías cerrado la bitácora, Sergi. Espero no ho facis, n'hi ha molt aquí. I si n'hi ha molt aquí és perquè n'hi ha molt en tu.


Sense polidesa. Cagon la ostia, Sergi, cabronàs.

Merda.


Forta abraçada, barbut, forta abraçada

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, Sergi, soy ese "anónimo #2", y perdona, pero yo tampoco he entendido tu respuesta, eso de que "técnicamente" no tengo "novia", aunque mi corazón esté absolutamente ocupado y ya no quepa nada más (y nada menos) en él que amistad para los demás.

¿Qué eres, un monje budista o algo así? ¿Has jurado castidad eterna o algo parecido? ¿O por el contrario practicas el amor libre, no te gusta atarte a nadie y rechazas el compromiso? En fin, igual te caigo mal por ponerme así, pero yo ya sé por qué te digo todo esto. De nuevo, perdona mi crudeza.

Creo que todo lo que haces, en el fondo, gira en torno a la misma cosa, y creo que eso no es nada bueno. Así no vas a ser feliz nunca. Quítale importancia a esas cosas, en el fondo no la tienen, y sobrevive sin más, céntrate en la rutina, que no es tan malo.

Te deseo lo mejor, de todos modos.

A identidade do indiscernível dijo...

Yo ando alejada del blog. Paso para leer tus palabras e decir que también estoy yo atravesada. Muy bello el texto.

Un beso!

Lully, Ref. al desnudo dijo...

Encontrase con gente de la blogosfera es infinitamente gratificante. Somos camiantes por este mundo y partiendo de esto, todo es posible apreciado Sergi.

Besitos amistosos desde Colombia.

AAN dijo...

Cuánto tiempo. Hacía mucho que no entraba por aquí y me gusta lo que he encontrado. Te enlazaré en mi blog, recién estrenado.

Besito

sebastianDell dijo...

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, aunque ya sospechaba algo de tu marcha por algún comentario anterior.

No importa. Ni lo que digas, ni lo que creas. Volverás a la escritura, aquí o en otro lado, electrónico o en papel. Da igual lo que pienses ahora, porque lo harás, no tengo ninguna duda.

Cuídate y un saludo.

Alvy Singer dijo...

Envieme un mail a therealgodfather@hotmail.com

Anónimo dijo...

Sergi, te he seguido por todos tus "sitios" y al llegar aquí me encuentro con que te vas!!
Soy argentina y bien debés saber que es grande la fascinación que tenemos con los españoles.
Tus textos son sencillamente grandiosos, suelo leerlos al final del día porque sé que me ayudaran a inyectarme de esperanzas. Un abrazo y espero encontrarte en otro lado pronto ya que creo que quienes tienen la terrible necesidad-virtud de la escritura no pueden quedarse mudos por mucho tiempo.
Abrazos.
Cuando retornes avisáme.
verita77@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

Te vengo leyendo desde el 2004 con Alas de albatros, jamás había escrito comentario alguno, pero sí es una pena que abandones el arte del buen escribir en esta bitácora. Me agrada leerte, me gusta el estilo, me relaja, refugio en momentos dolorosos y alegres. Por lo menos no cierres la página.

Saludos cordiales

Garrobo/México

Anónimo dijo...

Sea lo que sea lo que prolonga este silencio, recuerda que si tiene que ver con lo literario, el único juez válido eres tú mismo. Si eres honesto con lo que haces y le pones pasión, que no te importe lo que te digan los demás. No se puede gustar a todo el mundo, pero tú has nacido para expresarte y no puedes dejar de hacerlo por lo que opinen otros. Unos escribirán mejor, otros peor, pero el único que podrá escribir lo que Sergi Bellver tiene que escribir eres tú, nadie más. No imites a nadie, no te compares con nadie. Sigue tu propia voz.

Y si tu mutismo tiene que ver con lo personal, sólo se me ocurre decirte que no hagas nunca nada por nadie que no se lo merezca de veras, y céntrate en ti, en tus sueños y en tus metas. Tienes muchos amigos y hasta desconocidos que te aprecian, a la vista está, pero recuerda que la única persona en este mundo que puede darte la felicidad, la única que de veras se preocupará por hacerlo, eres tú mismo. En ese camino estamos todos solos, absolutamente solos, las palabras bonitas y todo lo demás son cuentos chinos.

Aunque por suerte no has cerrado el blog y puedo ir leyendo cosas del pasado, se te echa de menos, Sergi, mucho.

Un abrazo muy fuerte.

Z.

Sergi Bellver dijo...

No sé si desperté del letargo o vivo en un sueño estúpido, barquero. Hoy sólo tengo ganas de daros las gracias. De momento, todo sigue igual, lo que, según mi naturaleza (tan ligada a la idea de movimiento) no es del todo bueno.

Un abrazo.

*

Asunto zanjado, anónimo. En el fondo pensamos muy parecido. Por cierto, hoy mismo me dispongo a enviar ejemplares de cierto libro a prensa, y en la editorial en la que colaboro ya se dan por perdidos un tanto por ciento. Forma parte de la inversión.

Saludos.

*

No sé cuándo me pasaré por ZárágózÁ, Fernando, pero espero tener la oportunidad de verte un día de nuevo, y con ese flamante libro tuyo en las manos. Cuenta, cuenta...

Abrazo grande.

Sergi Bellver dijo...

Querida ETDN, espero que no te incomodara mi tardía y telegráfica respuesta del otro día. Hay testigos de que incluso esas dos frases fueron excepción, pues llevo varias semanas casi autista.

Sigo con miedo, probablemente más que nunca. Y sigo solo, decididamente más que nunca, hablando un idioma del que otros se ríen, de quien muchos desconfían. No me lamento, no victimizo, sólo cobro conciencia de que estoy solo. Es un paso para dejar de hacer ciertas cosas, por de pronto.

De otra gente me tomo con pies de plomo la palabra "amigo", de personas como tú la recibo con los brazos abiertos, ahora toca cuidarle el sentido, hacerle justicia. La amistad es un trabajo a dos bandas, siempre.

Abrazo sincero.

pd: permiso innecesario. Todo un honor, que no sé si la frase merece. Pero en todo caso, lo que uno escribe pasa a ser bagaje del otro, quien lo lee, sin más.

Sergi Bellver dijo...

"Aparecer", aparezco hoy, después de un mes, Solis, aunque sea sólo para asomar la cabeza, agradecido.

*

Yo también llego tarde a muchos lugares, Nimril, a momentos que ya caducaron y por los que uno acaba pagando peaje. Pero trato de que no sea en vano, aprendiendo de ello. "Lo que pasa es siempre lo mejor", dice un ser que amo. "Lo que llega siempre es bueno", dice cierto salmantino. No lo sé, no tengo ni idea, francamente. Me gustaría poder aseverar algo sin dudarlo, tomar ese tono asertivo e ir por el mundo repartiendo agua bendita. Pero estoy lleno de dudas y mugre. Aprendo, sí, cosas maravillosamente nuevas y otras jodidamente amargas, pero aprendo.

Abrazo, de oyente a oyente, hablando de llamadas...

pd: por la editorial no va a ser, pero si me acerco por tierras charras, cuenta con ese café.

Sergi Bellver dijo...

La bitácora no puedo cerrarla, querido Wilco, sería una falta de respeto hacia algunas personas, aunque tentaciones he tenido (releo cosas antiguas y a veces me contengo las arcadas, sobre todo en la bitácora anterior, la de Ya.com, pero en fin, asumo mi bisoñez de antaño).

Abraçada amb barba...

pd: Saps? Ara estic currant (a més de l'editorial) de 14 a 21h, i si no em quedo aquí (una empresa qualsevol de telemarketing, etc.) cercaré feina on sigui (BCN inclosa). El cas és que em vaig tallar el cabell i la barba... per les entrevistes de feina, etc., ja saps, per anar de "persona decent" arreu... i em vaig enrecordar de tú mentre m'afeitava la barbeta... L'he tornat a deixar crèixer. Cabell curt passi,
but, man... sense barba no sóc jo. Hi ha tot un corpus d'idees a cada pel.

Sergi Bellver dijo...

Así me gusta, mis bravos soldados, que se numeren.

No cabe mucha interpretación en aquello, anónimo #2, es casi literal: corazón absolutamente ocupado quiere decir que, aunque no obtenga respuesta, no tiene más que un nombre (de mujer) escrito en él. Valga la pena o no, produzca resultado o no, no lo puedo evitar, al menos a día de hoy.

Si fuera un lama budista estaría ahora apedreando carnicerías chinas en Lhasa. Castidad no, gracias. Y no rechazo el compromiso, al contrario, creo que en el amor, parafraseando a Neruda, para mi libertad bastan las alas del otro.

La rutina la odio, es mi naturaleza: sin motivación no soy nada, con ella puedo ser cualquier cosa. Es mi fortaleza y mi punto flaco. ¿Que no seré feliz así? Mala suerte... pero al menos seré yo mismo.

Un abrazo y gracias por tus buenos deseos, a pesar de la ¿colleja moral? Sale gratis.

Sergi Bellver dijo...

Ya somos dos que cobramnos cierta distancia, A identidade do indiscernível, y sin embargo nunca es lo bastante grande como para olvidar a la gente que de veras es especial.

Um beijo muito grande!

*

Te mando los mismos besos, Lully, con remite de Madrid.

*

Mi bienvenida, AAN, aunque llegaras cuando ya casi echaba el cierre, espero que el enlace te sirva de algo.

Un beso.

*

Tienes razón, sebastianDell, hay enfermedades que no tienen cura. Aunque uno sea un enfermo tan poco agraciado como para no despertar el interés de los médicos. Pero no tienen cura, son algo crónico.

Saludos.

Sergi Bellver dijo...

A sus órdenes, Alvy Singer, aunque ya sabía usted donde estoy para lo que haya menester, ¿no?

alasdealbatros@yahoo.es

*

¿Tantos sitios tengo, Verita? Ya ni me acuerdo... pero si llegaste aquí quiero pensar que no fue por "fascinación trans-nacional" sino por otras afinidades más sencillas e individuales. Que algunos de mis textos te den fuerza me halaga, sobre todo teniendo en cuenta que hace tiempo que, por mucha pasión que me sobre por la vida, me falta precisamente eso, la fuerza.

¿Mudo? Creo que a veces lo necesito, pero al final soy algo así como un porteño de Barcelona... demasiado verbo.

Abrazos al son de Piazzola.

Sergi Bellver dijo...

Saludos, Garrobo. Me da por pensar que sendas visitas, la argentina anteior y la tuya mexicana, viniendo de antiguo y con el mismo tono, tal vez vengan también de la mano. O de dos amistades que se conocen entre sí. Si no es así, bonita casualidad. Ya he dicho que no me parecería bien cerrar la página. La del 2004 no me importaría, hay mucha paja inútil allí y textos feísimos, pero esta no, a esta le tengo cariño, como a un hijo tonto que no puedes evitar cuidar.

De nuevo, si en algún momento lo que yo haya escrito te ha sido útil alguna vez, para lo que sea, me doy por satisfecho.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Disculpa, pero como me pasa de vez en cuando aquí, no sé quién eres, Z., o al menos no "te ubico" ahora mismo. Me da rabia, como ciertos anónimos, pues parece que tú sí me conoces bien, demasiado bien y no sé a qué rostro dirigir mi afecto o mi agradecimiento.

Gracias pues por, una vez más, demostrarme que hay tanta gente ahí fuera que vale la pena. Y gracias por la sinceridad de tus palabras. Tienes toda la razón en lo de la soledad en nuestro camino vital, precisamente hoy mismo pensaba y hablaba sobre esa misma cuestión.

Al final, de los demás, sólo cabe quedarnos con los hechos, con sus actos, los que de verdad nos digan sin palabras quiénes son y para qué están en nuestras vidas. Y si merecen quedarse o no, eso lo decide algo que no siempre tiene que ver con la razón... Hay afectos que son inevitables.

Mi silencio hasta hoy (y el que seguirá después de hoy hasta no sé cuándo) tiene que ver con lo literario, con lo personal, con lo emocional, con lo psicológico, con lo económico, con lo laboral, con lo existencial, con lo sexual, con lo artístico, con lo físico, con... todas y cada una de mis piezas del puzzle.

De esta encrucijada sólo puedo salir con los pies por delante o volando alto, no hay punto medio. De hecho, con perdón, estoy hasta los huevos del punto medio. A veces toca ser un poco radical y romper con todo.

No imito a nadie, precisamente de ahí vienen todos mis problemas, pero también todos mis pocos pero valiosos aciertos.

Un abrazo enorme.

Espero que leas un día "cosas del futuro". Estoy en ello.