Bitácora de Sergi Bellver: Revista literaria.

25/1/08

Revista literaria.

Cynical realism is the intelligent man's best excuse for doing nothing in an intolerable situation.
Aldous Huxley


El singular tiene un sentido doble en este caso, al final de esta entrada me explico. Hace tres meses, Miguel Ángel Muñoz ya glosó con brevedad sus opiniones acerca de las revistas literarias que proliferan en lo virtual. En la entrada de ayer, al publicar de nuevo los enlaces de esta bitácora, aparecían como novedades las revistas Dulce Arsénico o Dado Roto, que con buen criterio combinan la versión electrónica con la tradicional en papel, si bien las dos iniciativas guardan ciertas diferencias. En el caso de la primera ―de la que he sabido a través de un perfil en Mi Literaturas― se ha optado por una original impresión de calidad con un estuche de cartón y un formato bitácora para su versión en la red, mientras que la segunda ―por cierto, el ganador del I Premio de Relato mínimo Diomedea, Iván Humanes, es uno de sus dos responsables― combina en su dominio una cuidada página y la descarga de archivos PDF con la posibilidad de recibir la revista en papel a través de Lulu, el ya conocido servicio de autoedición e impresión digital ―vamos a llamarlo así para entendernos―. Aprovecho también para recordaros de nuevo, por si el comentario pasó ayer desapercibido entre otras huellas, que El coloquio de los perros y Sie7e de Sie7e ya tienen nuevo número. Me parecen dos estupendas revistas y en su día me sorprendió que no fueran más conocidas por los lectores de esta bitácora, a quienes animo ahora a descubrirlas.

Mucho se habla del futuro de la lectura, y de lo que supondrán los nuevos formatos y soportes para la difusión de la literatura. Me preocupa más el futuro de la escritura, pues una mayor facilidad de acceso a la publicación (tradicional o no) conlleva un nivel menor de autoexigencia, y un escritor que baja la guardia y comienza a gustarse demasiado pronto, demasiado pronto se estropea. Pero sigamos hablando de los nuevos soportes y formatos para la lectura. Hay quien se rasga las vestiduras ante lo inevitable y quien esgrime argumentos más que cuestionables con tal de adherirse a lo que considera «postmoderno» ―me carga ya esa palabra, incluso comienza a sonarme a vieja, a muy gastada―. Por mi parte, prefiero mantener el equilibro entre un escepticismo casi profiláctico y un innegable entusiasmo. La expectativa está ahí, y tanto Internet como el libro electrónico van a consolidarse como una alternativa y un complemento, según el caso, a los canales habituales del libro. De Internet podemos hablar en otra ocasión, porque creo que, entre mucha paja, en ciertos aspectos y en ciertos casos hay que hacerlo en presente, como realidad consumada y a la par del libro o la revista literaria. A título personal he de decir que encuentro algunas páginas, individuales o colectivas, que para mí suponen desde hace tiempo fuentes de información o cauces de opinión tan válidos ―si no más, debido a su independencia― como muchos suplementos «culturales» de turno o varios críticos «instalados» en los medios, además de algunos otros espacios virtuales de creación que dejan en ridículo a más de un estropicio editorial. Sobre el otro asunto, ya lo dije en varios foros y se lo comento siempre a mis amigos del mundo literario, con quienes a veces disiento: el libro está «condenado» a convivir y a entenderse con el libro electrónico, pero no a desaparecer. Entiéndase para el tema que nos ocupa el concepto libro como extensible a revista, como publicación en papel, al fin y al cabo. Respecto a la terminología, por cierto, sigo con mi cruzada particular a favor del uso del castellano, el catalán, el gallego, el bielorruso o cualquiera que sea nuestra lengua y con la que podamos construir nuestras propias locuciones (bitácora, enlace, entrada, comentario, correo-e) sin recurrir por norma al anglicismo prestado (blog, link, post, comment, e-mail, e-book), por lo que a partir de ahora me referiré siempre a ese formato como «libro-e».

El libro-e ―y la «revista-e», antes de que nadie nos cuele lo de e-magazine o e-mag por alguna parte―, por tanto, no va a sustituir al libro o la revista. A día de hoy ya existen en Internet las causas que podrían propiciar una pronta desaparición de los periódicos, por ejemplo, y sin embargo cada mañana los quioscos y las cafeterías siguen puntuales a la cita con el papel, todavía húmedo y caliente como un cruasán recién hecho. Hay maneras y costumbres inherentes a la lectura que no son transferibles a otros hábitos de disfrute de lo cultural, por decirlo así. Tampoco se va a producir el efecto demoledor que en su día tuvieron, en la música y el cine, el CD sobre cintas y discos de vinilo o el DVD sobre el VHS. Después llegaron los formatos digitales sin necesidad del soporte disco ―MP3, MP4, DVIX, etcétera― y es cierto que entre la piratería y la todavía incipiente audacia de algunas bandas ―como Radiohead, por ejemplo― poco a poco el propio CD corre el peligro de pasar a la historia. Está por ver. Pero la verdadera literatura, por definición, no admite ese consumo masivo e inmediato ni tiene un público tan amplio. Cualquier persona, de cualquier nivel adquisitivo, de cualquier estrato social, con una formación cultural alta o básica, consume música. El obrero o el doctor, la niña pija o el marginal antisistema, todo el mundo consume música en algún momento, camino del trabajo, en el coche, en el metro, por el parque, comprándose una faldita de marca en el centro comercial o pintando un graffiti libertario en un andén subterráneo. Para unos, cine y música vienen a ser como cualquier otro placebo de un mundo feliz, y lo mismo se descargan a Bustamante que a Stallone, con la mula de turno. Para otros, entre quienes me incluyo, la palabra «consumo» ya está adulterando de entrada lo que entendemos por cine y música ―una expresión artística―, pero queramos o no, también participamos en ese circuito de consumo, en el mercado, aunque no nos conformemos con las montañas de banalidades de la gran superficie y recorramos media ciudad en busca del videoclub en el que encontrar 2046 o escribamos esta misma entrada acompañados por las suites de J. S. Bach. No somos diferentes al resto más que en lo minoritario y, sólo a veces, lo cultivado del gusto.

Acabo de decir que la verdadera literatura no admite ese consumo masivo ni tiene un público tan amplio, y ya estará tentado más de uno en contradecirme. Claro, cuando el libro-e se haya desarrollado más, cuando el aparato en cuestión baje de precio ―uno se pasma al recordar el dineral que costaban los primeros televisores LCD de 32 o más pulgadas que salieron al mercado y ver cómo ahora se dispone del doble de calidad a mitad de precio―, cuando ciertas compañías como Amazon se percaten de su error y vean que a corto plazo se puede ser cicatero, pero que a largo plazo el negocio no estará en vedar y blindar los títulos y el formato de los archivos, sino en ampliar las prestaciones y aplicaciones del libro-e. Claro que sí, cuando dentro de uno o dos años volvamos a hablar del tema, adquirir un libro-e y leer las novedades de las principales editoriales a través de ese sistema será algo bastante más habitual de lo que muchos imaginan ahora. Pero no lancemos las campanas al vuelo ―siempre me ha hecho gracia esa expresión, porque un mazacote de bronce haría de todo menos volar; si le abriéramos la «portezuela» del campanario, el pajarraco en cuestión sepultaría a cuatro o cinco necios allá abajo―, porque todos sabemos qué títulos coparán ese nuevo mercado electrónico. Sí, exactamente los mismos que ahora coronan las listas de ventas en todas partes. Los mismos que tienen detrás a un enorme aparato de ventas, los mismos que aparecerían en campañas de publicidad globales en cada aparato conectado a la red de Seattle a Hong Kong ―me pregunto cuántos libros-e habrán en Senegal, Guatemala, o los barrios humildes de la India―, fuera ordenador de mesa, portátil, libro-e o teléfono móvil. De los mismos emporios que regalarían un videojuego-novela interactiva con las obras completas de Ken Follet, etcétera. El otro día, en el peor programa sobre libros ―que no literatura― de la historia de la televisión, Ken Follet decía que su primera aspiración, más allá de la vocación, fue siempre hacerse rico y famoso (sic). Vamos, que le hubiera dado igual haberse forrado jugando al fútbol o cantando boleros. Ahora hasta tiene estatua junto a la catedral de Vitoria-Gasteiz. Con semejante declaración de intenciones, con tamaña desfachatez y desprecio por la vocación artística del escritor, sinceramente, «ke le follet».

No, esa «literatura», como cualquier otro producto en esta sociedad del capital, no corre ningún peligro, porque nunca asume riesgos. Esa industria del libro se adaptará rápido y abarcará todo el mercado, en papel o en formato electrónico. Puede que, como auguran muchos, la figura del distribuidor ―bendición o losa para las pequeñas editoriales, depende― desaparezca, porque será asumida por los grandes grupos editoriales, y puede que incluso el buen librero ―que no las grandes cadenas― esté en vías de extinción. El editor, sin embargo, seguirá mediando entre autores y lectores como «garantía» de calidad, al menos en el trabajo de componer y corregir los textos y en el criterio a la hora de apostar o no por ellos y servir de criba para esos lectores, abrumados por la oferta. Porque también, como ha sucedido ya en Internet, habrá una saturación imparable de títulos de toda clase, ya que al eliminar intermediarios cualquier autor querrá convertirse en editor de sí mismo y al final estaremos en una situación muy parecida a la actual: grandes grupos que controlan el negocio, saturación de la oferta, lo que eufemísticamente en su entrada Miguel Ángel llamó «democracia de calidad», que para algunos es casi lo mismo que decir «todo vale», y de nuevo un mínimo resquicio por el que asomará, de vez en cuando, la verdadera literatura, los textos que aúnen riesgo y calidad, honestidad y trabajo. La labor de escritores insobornables y editoriales independientes. Lo que nace con vocación de ser rentable y global, encontrará la manera de infectarlo todo, como un virus eficaz. Pero la expresión artística cierta y sincera, por definición, seguirá siendo minoritaria, que no elitista ―por lo general, arte y élite sólo se mezclan para corromperse, para poseer y detentar―, y no digo esto desde la postura fácil del romántico trasnochado, sino plenamente consciente del escaso margen que el sistema deja a esas otras voces. Aunque es muy cierto que los nuevos medios ―y ahí radica mi tibia esperanza― pondrán al alcance de un lector la obra de un autor alternativo de una manera más sencilla y libre, esa nave deberá abrirse paso entre tantas tormentas que seguirá siendo una voz menor. El tema es a quién le importa y qué es lo que importa, qué es lo que un autor desea en realidad, si tener una estatua de bronce a los pies de un campanario, o echar a volar y aterrizar alguna vez en las manos de un lector que sepa apreciar su trabajo. Nueve de cada diez lectores de metro llevan en sus manos los mismos títulos, de estación en estación. Podéis hacer la prueba y fijaros la próxima vez, no falla. Me los puedo imaginar perfectamente a casi todos con un libro-e en la mano y su experiencia transitoria no variará demasiado, acumulando estaciones, capítulos, horas, estaciones, capítulos... Al otro lector, a ese uno de cada diez, o al lector de sofá y escritorio, al que busca el momento propicio y, sobre todo, al que busca algo más que un pasatiempo circular en el texto, a ese, con libro-e o sin él, seguirán sin poderle dar gato por libro.

Volvamos al singular, pues, para enfocar definitivamente el tema de hoy. Entre tantas revistas literarias, virtuales y físicas, bajo esa perspectiva de los nuevos formatos, y barridos por la incesante marea de iniciativas y proyectos, ¿cómo lograr el singular en una revista literaria? Ya sabéis algunos que ando de un tiempo a esta parte devanándome los sesos ―y hasta rebanándome los sexos, a veces― para sacar adelante una nueva revista literaria. Pero me planteo las verdaderas motivaciones que me empujan a hacerlo y me digo que no me vale una más, que no a cualquier precio ni con cualquier excusa, y que si no es para lograr un resultado singular, distintivo, no vale la pena ponerse a ello. Una revista literaria, tal como la concibo, debe reunir singularidad en contenido y continente, apostando por la calidad de los textos ―en los que sólo quepa aquella «democracia» para aceptar varios enfoques y discursos, pero una intolerancia total hacia la mediocridad― y el cuidado máximo en la edición. Papel o silicio, negro sobre blanco o bit a bit, lo que importa es llegar a un lector de los de uno a diez. Porque ningún editor en su sano juicio y ningún loco amante de las letras se embarcaría en esto por la pasta ―debería ser un completo iluso el primero y traicionarse a sí mismo el segundo―, ni por el nombre, ni por los galones, sino por la necesidad de compartir esfuerzo y deseo, de hacer causa común con quienes sí tienen algo que decir y saben cómo hacerlo, pero no siempre tienen el medio adecuado. Una revista literaria, tal y como yo la imprimo en voz alta en mi imaginación, no puede quedarse sólo en un campo de juego para los amiguetes del mundillo ni en una colección de propósitos, y mucho menos en un atril por el que pase todo el mundo a contar la suya, como cajón de sastre que hay que llenar de retales a tiempo y como sea. A menudo se conciben las revistas literarias como escaparate y trampolín para autores que, digámoslo así, se bregan en esa media distancia para atacar después al libro. Y sin embargo, en todo ello a veces no deja de haber hallazgos dignos y logros a destacar, sobre todo cuando se notan el esfuerzo y el criterio en quienes llevan adelante según qué proyectos, y además lo hacen con una sana voluntad de compartir y hasta divulgar. Es bastante más de lo que uno destacaría en ciertas revistas literarias ―de las «papeleras», y cabe aquí el doble sentido― de mayor tirada, que se quedan en lo mismo que tantos suplementos literarios: meros escaparates y catálogos de las editoriales para las que publican.

En fin, sigo haciéndome preguntas en privado, que hoy comparto a medias con vosotros. ¿Qué valora realmente un lector, ese de uno a diez con el que todo escritor auténtico sueña, en una revista literaria? ¿Cómo lograr una difusión ajustada a esa minoría que apreciará la calidad del contenido, sin renunciar a la calidad del continente? ¿Cómo estar al mismo tiempo en una librería o en un café literario de una capital de provincias y en la biblioteca más importante de la comunidad? ¿Cómo estar al alcance de un paseante huroneador de libros en Barcelona, Bilbao, Buenos Aires o Madrid, pero también llegar a ese irreductible galo en la aldea peninsular, al solitario en la estepa o al isleño en la periferia? ¿Cómo lograr la financiación para el proyecto y cómo, si fuera posible, lograr también la gratuidad o un precio muy asequible para cualquier lector? ¿Cómo conseguir la viabilidad imprescindible que asegurara futuras ediciones? ¿Cómo reducir la publicidad al mínimo? ¿Cómo compaginar una edición en papel, bella, original, con una versión en Internet, participativa y práctica? ¿Papel reciclado, ahuesado, satinado? ¿Dos mil ejemplares de tirada inicial? ¿Bimestral o trimestral? ¿Publicar cuando se arme un número potente, independientemente de los plazos, y nunca antes? ¿Cómo conseguir a buenos autores y además, en la medida de lo posible, pagarles «lo justo» por su trabajo? ¿Cómo rodearse de los cómplices adecuados para tan hermoso crímen? ¿Cómo evitar la avalancha de aspirantes y centrarse sólo en demandar buenos textos a escritores solventes, publicados o inéditos, pero solventes? ¿Cómo pasar olímpicamente de los apellidos y no casarse con nadie, y no tomar por amante más que a un texto que sepa seducir? ¿Cómo evitar las camarillas? ¿Cómo conciliar un diseño cuidado y unos materiales especiales para la edición impresa con la inevitable merma de calidad en una impresión digital bajo demanda, fresada y sin solapas, si uno quiere que un lector pueda conseguir su revista desde cualquier parte del mundo, sin demoras ni cargos? ¿Cómo huir de lo inmediato y llegar a lo perdurable, y que la revista resista el paso del tiempo en las relecturas? ¿Cómo lograr, sobre todo, una experiencia bella y útil en el lector?

No, el trabajo y el esfuerzo no son problema, los que me conocen un poco lo saben, y las ideas y el deseo tampoco escasean, os lo puedo asegurar, sólo los medios. Por eso, y por no renunciar en ningún caso a la singularidad, prefiero seguir esperando un poco más. Porque podría hacer una revista literaria correcta desde mañana, y estar ahí, y mover pieza, y puede que hasta dar la campanada, pero prefiero esperar a las condiciones adecuadas para editar una revista literaria singular, una que vuele ligera sobre paisajes de uno a diez, hasta lectores como vosotros.

43 comentarios:

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Joder Sergi que le idem, como bien dices Ke le follet. Al menos es sincero, y con estatua tú.

Utilizo demasiados anglicismos por deformación profesional, y aún así me corto, que no veas como son los del gremio. Se ve que al hablar más con estos términos extranjero tienes más caché. Menuda mierda. Tienes razón, mejor bitácora o libro - e, o... intentaré corregirme.

No es que lo vayas a lograr, es que ya lo estás haciendo, para muestra, este diario de ruta. Lo que pretendes es la piedra filosofal, en definitiva la belleza ¿no?.

Una abraçada company, tan debò algun dia col·lega.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Una cosa más, sí, también de acuerdo con ese programa. Es más una gestoría de libros o un curso de dirección y administración de letras, que un programa literario. El que va antes de ciencia, es similar. BigMac para todos, es así. Colesterol cultural, barato, engorda y sabe bien. Yo me quedo con la sobrasada mallorquina o el tumbet de toda la vida.

Fram Ramírez dijo...

Creo que estás en el camino de esa experiencia bella y útil en el lector.
Yo trabajo temporalmente en una biblioteca pública y me horrorizo al ver la cantidad de publicaciones existentes. Me planteo la necesidad de seguir editando sobre papel que en muchos casos ni siquiera se reciclará. Para la minoría felina que somos, la web es la solución más cercana a lo deseable, a lo que te planteas en tus preguntas.
Si no, ¿cómo habría dado yo contigo?
Pienso que una de las tareas de un creador contemporáneo de estas tecnologías es superar modelos culturales, (no sólo en el concepto, la estética) sino en el soporte.

Anónimo dijo...

El libro no morirá, su olor, su tacto...Ahora bien, los nuevos formatos pueden ser útiles para todos, pueden ayudar al libro tradicional, sobre todo cuando estás indeciso. En numerosas ocasiones gente joven-entre la que me cuento- puede conocer libros descatalogados por este medio, sin olvidar a los que empiezan (ya los mencionaste, pero por ser principiants hay que nombrarlos las veces que haga falta).
Por la revista, si hay que esperar se espera, sin renuncias
Besos

Wilco dijo...

Creo que en el The Alvy Singer Experience el tema que planteas sobre el consumo y la e-literatura aparece en relación con los videojuegos.

Uno de los puntos es que la atención, al aumenta la información, va a ser un valor.

Tenemos, Sergi, la relación calidad-mercado-mantener atención

Es un gran tema de creatividad, de...la...del equilibrio...

Una abraçada

Es una sensación agradable verse en los enlaces, la barba me hace cosquillas

Sergi Bellver dijo...

Sincero a medias, Jordi, porque luego te dice que lo que hace es "literatura". En otras disciplinas el latinajo y el anglicismo son inevitables, y más en lo científico. En lo literario al menos, ya que es la palabra la herramienta, debería tenerse más cuidado por respetar la diversidad y riqueza de todas las lenguas. Hace un siglo en España era más fácil que se adoptaran palabras del francés, pero en las últimas décadas (desde la IIª G.M.), y aún antes de la explosión de lo virtual, el inglés lo invade todo. Microsoft y otras compañías son estadounidenses, y es lógico que se bauticen muchas cosas en esa primera fuente, aunque en Syllicon Valley (¿se escribe así?) haya tantos informáticos hindúes y del sudeste asiático trabajando como yanquis. En fin, que es normal que cada nuevo concepto en lo virtual, por ejemplo, nos venga en esa lengua, pero de nosotros depende una correcta utilización del idioma. Si todo el mundo dijera "link", por ejemplo, al final el DRAE lo acabaaría recogiendo, por el "uso común", y la verdad...

La piedra filosofal no, y menos lo del plomo en oro, pero con cierta belleza, como dice una amiga, me conformo.

Ah, y mira que estoy pez en ciencias, pero pez-pez, un celacanto, vamos, pero pensé algo parecido cuando vi ese programa al que te refieres. Me dio la sensación de que administraban una pildorita de "ciencia" y otra de "literatura" y hala, todos contentos. Si te fijas, hasta el estilo de los dos programas está cortado por el mismo patrón. Joder, si hasta anoche, en Telemadrid (perdón, TelePP), me pareció digno el programa de Sánchez Dragó (al que fue invitado el desposeído Rioyo, curioso)...

Me jode que con presupuesto y tiempo, se hagan así las cosas. La televisión privada puede hacer lo que le de la gana, pero me parece que las públicas deben tener la difusión de la cultura como una obligación.

Creo que en las televisiones catalanas, locales y autonómica, hay algunos programas que me cuentan que no están mal, aunque creo recordar que se cargaron a uno no hace mucho. ¿Los pillas en Palma?

Una abraçada, col.lega, estic convençut que aviat amic (és que jo també vaig amb cura amb les paraules amb aquestes coses, perque després són per tota la vida...).

Sergi Bellver dijo...

Bienvenido, Fram, me alegra que dieras con este cuaderno. No creas, que estoy pensando mucho en todo eso que dices, desde hace semanas, porque también me doy cuenta de la saturación, no ya de best seller en las librerías, sino de revistas en bibliotecas (vivo muy cerca de la Regional Joaquín Leguina, que salvo por no tener préstamo, me parece una de las mejores bibliotecas que he conocido). Revistas que a veces no pasan del cuarto o quinto número, cuando se les acaba la subvención o el tinglado, o cuando, estando muy bien hechas, esa misma saturación se las come.

El tema del papel no es baladí. Aunque creo que el impacto en el medio (o medio, o ambiente, por cierto, lo del "medio ambiente" es una redundancia en la que caemos todos, por asimilar lo oficial) no es tanto. El papel no sale de las selvas amazónicas ni de los bosques cantábricos, o no todo, hay producciones reguladas que utilizan plantaciones controladas, como quien plantase lechugas o maíz. Lo que sí me parece mal es que sigan cobrando más por el reciclado y que además todavía no tenga la calidad que podría. Si tengo la opción y finalmente edito esa revista, lo haré en reciclado. A las malas, a quien la revista le parezca una castaña, que la tire al contenedor adecuado, por favor...

Las empresas constructoras de vehículos, las petroleras, recicladas poco a poco en "agricultoras" (lo del biocombustible, si no se gestiona bien, puede ser más devastador para el medio que la propia contaminación, igual que se talan bosques para que paste el ganado de nuestras hamburguesas, se hará lo mismo para el depósito de nuestros coches, en fin, el tema no es sencillo). También se desperdicia papel con los millones de impresos y circulares en empresas y organismos oficiales (y eso que decían que los ordenadores acabarían con el tema, ja).

Resumiendo, con cierta conciencia del asunto y optimizando la producción y la selección de materiales, no creo que una revista de escasa tirada venga a ser un problema ambiental. Además, no tengo coche, prefiero un jersey a la calefacción, reciclo y separo mi basura, y hace siglos que no tomo un avión, de modo que tengo el "cupo" más o menos libre... (qué perverso suena).

Perdona el rollo, Fram, hoy estoy grafómano. Me parece muy acertada tu última frase, aunque a día de hoy lo virtual ya es otro modelo cultural y de soporte. Creo que lo mejor será estar en los dos ámbitos, porque es genial que gente como tú, o desde Finlandia o Chicago, pueda encontrar las letras de otro con tres toques de ratón, pero también hay muchas personas que no frecuentan este medio y que prefieren la experiencia lectora de siempre (elijo ambas opciones, por cierto). La singularidad y la "excelencia" se han de dar sobre todo en el contenido.

Por cierto, eres el perfil de Blogger con más bitácoras que he visto nunca... de momento sólo le he echado un vistazo al Club de lectura. Me agrada mucho tener bibliotecarios en la sala, me gusta anotar todos los puntos de vista sobre las letras.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Hola, Anónimo, y bienvenid@, aunque creo que ya sé quién eres (¿desde el noroeste, puede ser...?).

Aunque fuera sólo por los libros que YA existen, no, no morirá. Pero sí debe evolucionar, como todo. A mí me gustaría que las cosas fueran de otro modo, que el libro-e llegara y se difundiera, y que todos esos best seller, que no dejan de ser material de consumo, se editaran sólo en formato electrónico. Y que uno pudiera elegir el archivo electrónico de clásicos intemporales como La montaña mágica o su edición tradicional (magnífica la de Edhasa en tapa dura, por cierto -también el bolsillo-). Que uno sólo pudiera encontrar algunas joyas de libros de cuentos, por ejemplo, en papel, si se da el caso, pero que si se van a vender millones y millones de esos otros títulos pasajeros y con fecha de caducidad, que fuera en bits y no en papel (Umbriel o Planeta sí puede que amenacen el medio, las editoriales minoritarias no lo creo, aunque haya tantas).

En cuanto a Internet (separemos libro-e y la red, no son lo mismo, aunque uno utilice el cauce del otro), tienes toda la razón, a veces saber de libros no visibles es uno de los mejores hallazgos que uno puede hacer en la red. Luego los buscará en Iberlibro, en bibliotecas o en ferias de viejo, y hasta ese proceso tiene un sabor y un olor, un encanto especial (sobre todo si acaba bien, o si uno termina encontrando lo que no buscaba y se sorprende con otra joya, que también pasa).

Sin renuncias y sin prisa, mejor bien que pronto, si hay que elegir.

Un besazo.

pd: por culpa de algún troll sorbemocos y por otros motivos, me estoy planteando restringir los comentarios a usuarios no anónimos (sean de Blogger, Google, etcétera, ahora que la caja de comentarios da la posibilidad). Espero no perderme aportaciones como la tuya. Quien quiera darse de alta en algún perfil, no tiene ni por qué tener bitácora, etcétera, sólo registrarse en alguna parte, con cualquier pseudónimo, para saber por lo menos que un comentario viene de tal sitio. En fin, me lo estoy pensando, igual lo pruebo y luego decido.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Siempre me ha quedado la duda de si el best seller es literatura, alta, baja, alta cultura pop, baja cultura pop...me faltan criterios para hacerme una idea clara, y tengo ganas de leer el libro de Porta para ver si me aclaro algo.
En cuanto al tema científico, tío, es que todo nuestro léxico, prácticamente todo, lo exportamos. Por tanto, inglés detrás de inglés. De hecho, en algún informe que he puesto la traducción en catalán, ni cristo entendía a qué me refería (un poco triste a mi entender).
De entrada es Silicon Valley, pero en el google, ya lo puedes encontrar escrito de mil formas...google = rae moderno? triste también.
Bien, yo también estoy espeso.

Por cierto, el tema del ecologismo que se ha citado por ahí...tampoco hay que pasarse, hay muchas formas de contaminar que no son precisamente biodegradables, Ken Follet? puede ser que los tiros también vayan por ahí. Y es que luego queremos llegar a Girona en coche en tres cuartos de hora pero no queremos hacer autovías, y eso es imposible. Mira, ahora pasa con el tema energético. La energía nuclear, ¡no construyamos!! ¿por qué no?, porque está de moda ir en contra. Peligro, danger, ¿sabes que en Francia el 80% aprox. de su energía es nuclear? y ¿a cuántos kilómetros queda Francia de la república de España? Luego se la compramos y así vamos. Se ve que el ladrillo no es tan dañino, venga no me jodas...Modas, best sellers, sí estamos rodeados de opiniones de gente que opina de todo, Rahola, Ramoncín... El programa de Punset es de ciencia, ése sí. Ahí salió el creador de la teoría Gaia y habló bien de la energía nuclear. Coño, pues algo sabrá el tío ¿no? Ya sabes, a las 2 de la madrugada de un lunes. Nadie ve ese programa...

Me paro que me embalo. Una abraçada my friend.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Aclaración, importamos el léxico, evidentemente. Todo comprado en ciencia, como en energía. Excesiva burrocracia en España. Lo sé de buena tinta. Desanima. Ecologistas de salón, escritores de outlets...sí, todo lo mismo.

Sergi Bellver dijo...

Hola, querido Wilco, no sé si quería decir eso, más bien le daba un toque peyorativo, un plus de transitoriedad a la literatura fácil, anotaba una probable estrategia, una más de la mercadotecnia (creo que me estoy pasando, con tal de no decir marketing... pero mira, esto es como la gimnasia, una vez coges el hábito, sale solo). Igual que las compañías discográficas tratan de darle un valor añadido a los CDs, por competir con el "top manta", y te regalan camisetas, entradas y sorteos en un paquete completo.

De todos modos, como acabo de verlo y hay (como casi siempre en la página de Vicente) un debate kilométrico, que suele ser lo mejor del Diario, me lo guardo y me lo llevo a casa para leerlo con calma, y a ver si el lunes te/le/os digo lo que pienso.

La atención es crucial en la experiencia artística. Si las obras de baja textura, por decirlo así, "triunfan", y con escasa calidad copan el mercado, es sobre todo porque no demandan un gran esfuerzo en el consumidor/espectador/lector/oyente. Cuentan con la pasividad con la que se reciben los contenidos, planeados para accionar dos o tres resortes que funcionan rápido y producen un sucedáneo de emoción/disfrute/sedación en el receptor. Reduciéndolo a un símil facilón pero efectivo, es como lo del humor grueso o la ironía, la risotada o el humor inteligente. Es fácil hacerle reír un momento a cualquiera con el guiño recurrente (funciona como la capacidad de imitación/repetición que compartimos con los simios), pero para que el humor inteligente dibuje una sonrisa en el otro, hace falta que ese otro descodifique, juegue y participe.

Bueno, pues algo así quiero decir cuando hablo de buena o mala literatura, de "literatura" y verdadera literatura. Ilusionismo y magia.

Si pensara en hacer una revista que "funcionara" rápido y mucho, no sería yo. DESEO una experiencia bella y útil, como digo, pero en la que el lector participe.

Abraçada amb els sis sentis (que el sisè també conta per l'atenció).

Ese "peasho barbarl" (Chiquito-e 2.0).

Sergi Bellver dijo...

Hombre, si L'habitació está abierta ahora mismo...

Así, a bocajarro, dos cosas: es la República Francesa la que está a años luz de la monarquía parlamentaria española en muchas cosas, si no se la carga Sarkozy. Aparte, mira que manda huevos que un pivón como la Bruni, bella y con clase, caiga en la seducción del poder, qué chasco me llevé... En fin, cuando todavía no era le président, dijo de él una vez Maruja Torres -que no me vuelve loco, pero lo dijo y me hizo gracia- que Sarkozy tenía nombre de enfermedad dermatológica... y va a ser que la laica y culta République acabará con psoriasis...

¿Bromeas? Yo me grababa Redes para verlo en otro rato (los lunes madrugo), aunque ahora el DVD de mi compañera de piso se ha "escoñao". Siempre me daba rabia no estar a la altura, cuando proponían sus preguntas, lo del descubrimiento científico más importante de la historia, por ejemplo. Y debo decir que algunas cosas no las pillaba, pero me estimulaba siempre a escuchar, a aprender, aunque tuviera que darle al vídeo cinco veces para tratar de descifrar la entrevista con el investigador de turno en Wisconsin. La verdad, con un programa como el de Punset aplicado a las letras, sería feliz.

Por cierto, la energía nuclear supone un riesgo evidente. Si un petrolero embarranca en una costa, la arrasa. Si a unos terroristas les da por llevar la guerra química o biológica a las grandes ciudades, a través de los depósitos de agua, por decir algo, la lían. Si seguimos haciendo ver que no pasa nada y el planeta dice prou, nuestros nietos se van a reír de lo lindo con el marrón que les vamos a dejar... Mientras no cambiemos el modelo de "civilización" (al que quieren sumarse civilizaciones que siempre supieron autoregularse por necesidad, como la china o la india), TODO supone un riesgo real.

El tema no es nuclear sí o no. El tema es que yo recuerdo que cuando era adolescente veía unas patentes cojonudas para abaratar la construcción de coches eléctricos en Cap al 2000 (ho recordes? al Canal 33), por ejemplo, y General Motors y otras las mantienen en el cajón y van enseñando las cartas muuuy despacio, que todavía la vaca del petróleo tiene que dar mucha leche...

El tema es que todos queramos realmente cambiar algo y que nos dejen. O les dejemos.

Bon cap de setmana, Jordi.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Je, jee. Vamos a polemizar.

La Bruni y Sarko, todo el mundo dándoles en la cresta. Me caen bien, arriesgados (como mis opiniones ahora mismo). Si Sarko fuera socialista se vendería como progresista, liberal...pero no, es del otro lado, ya ves, pues a por él, Prisa a por ellos. Te lo dice uno que votó a ERC en las pasadas elecciones...

Maruja Torres...tampoco es santa de mi devoción, explota su rollo de corresponsal del Líbano a destajo, no me gusta, hace ostentación... es una pose, o me lo parece. Como lo era Mendiluce, ¿te acuerdas? al final se supo.

En cuanto a modelo de planeta, sí, de acuerdo, no te digo que no. Pero no tenemos suficiente energía en este país, es evidente. Marruecos va a abrir centrales de energía nuclear, ¿las prefieres allí o aquí? ¿que te produce más seguridad?

Nos engañan un poco Sergi, como los best sellers, en economía también.

Me paro. Por cierto, el hermano de Huxley, fue un biólogo del copón, ¿repercusión aquí? cero.
Y a mi se me ha caído Charlize...le preguntaron por la capital de turquía y dijo Budapest. Prefería no haberme enterado, ja, jaa.

Una abraçada.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Me callo ya, lo prometo, debe ser el Enate rosado que me estoy metiendo entre pecho y espalda. En lo mítines, Rajoy sin corbata, ZP encorbatado, uno se parece al otro, el otro al uno, para ganar votos que no tienen. Nuevamente engaño, me estoy yendo por las ramas fuera del tema de la revista literaria, I know. Disculpa, pero como decía Sun Tzu, el arte de la guerra se basa en el engaño, ¿el best seller? tal vez sí.

Agur.

Arilena dijo...

A mí no acaba de convencerme lo electrónico como soporte del futuro para el libro. No lo veo o no al menos hasta que sea mucho más cómodo de lo que es ahora. Porque leer en un libro ahora mismo es ante todo muy cómodo: pequeño, transportable, compacto y duradero, sin un peso excesivo (y que nadie proteste por el peso del último de Ke le follet -había una viñeta muy buena sobre esto mismo en El Jueves no hace mucho-)

A mí, por ejemplo, me cuesta bastante leer las revistas en formato digital, en el ordenador. Y no porque no quiera sino porque no puedo llevármelas para leerlas donde quiera, ni subrayarlas, ni guardar aquel trozo de árticulo que me ha llamado la atención. Con las que están en pdf las imprimo pero aún así me queda la cosa de... es un gasto inecesario de papel. No sé.

Por eso, a no ser que el nuevo libro-e sea como un libro de los de ahora, no creo que vaya a poder sustituirlo.

Arilena dijo...

Cachís, que yo quería poner un enlace a la imagen pero no ha salido: http://www.eljueves.es/revista/numeros/1599/imagenes/
Gras.jpg

PD: a nosotros en la facul nos ponen a veces Redes. Siempre me pareció un crimen que lo programen a esas horas (cuando lo programan y no les da por cambiarlo de día, o si empezaba a las 2 empezar a las 3, o...)

Sergi Bellver dijo...

Vaya dos...

Inciso: ¿Sabes que una vez regresaba de Niza -cuestiones de faldas-, vía Carcassone, y me sentó fatal no poder visitar Arles? Encara haig de veure L'habitació d'en Vincent.

Que conste que uno va a votar a quien va a votar (no lo tengo claro aún y como dice nuestro Wilco en plan aznaroso-texano, estamos trabajandou en ellou), no porque le convenza nadie, sino más bien descreído de todos y para evitar el mal mayor. El gobierno de ZP me decepciona, pero los gobiernos del PP me agreden, así de simple.

Dicen que a veces es mejor no conocer a un escritor que admiras, por ejemplo, y doy fe. Claro que también me ha pasado lo contrario y encontré a más de un tipo más grande como ser humano aún que como escritor. Hay de todo, pero en cuanto a los pivones... a veces es mejor no saber demasiado, y mira que no soy muy mitómano, pero se me han caído unas cuantas diosas de los altares... Ahora sólo espero una humana de carne bella y alma republicana, y firmo donde sea.

Preferiría una alternativa a las centrales nucleares y al petróleo. Pero aun asumiendo el prejuicio (porque hoy en día poco les cuesta a los del 11M y 11S armar un 11X donde sea), del que no me libro, como todo homo sapiens, tan "peligrosa" es la energía nuclear en un país árabe como la injusticia, dependencia y precariedad económica de algunos de esos países, que no les permite crecer por sí mismos, y atajar así de raíz las causas del integrismo y la emigración forzada. En fin, Jordi, que hemos comido lengua hoy... Deberíamos no-acabar esto con sendas cervezas en el Born (de Palma o BCN). Someday.

Lo de ciertos "progres" es justo eso, postura (ya dije que en la manifestación de hace una semana en favor de los derechos de unos trabajadores -libreros-, no vi a ningún escritorzuelo famosete de esos "comprometidos", ya sabes). De Mendiluce, además, leí una vez (porque me lo regalaron... y por entonces no sabía decir que no) Pura vida, y es uno de los peores libros que he leído en mi puta vida...

Eso sí, me da igual lo que haga Prisa (léete el libro de García Viñó sobre las mafias de El País, un poco radical y con quien no comparto algunos métodos, como el anonimato de La Fiera, etcétera, pero un punto de vista necesario), y el de Planeta sí que es un modelo chungo... pero sigo pensando lo mismo: toda esta prisa romanticona y bodorril queda cutre en un jefe de estado, y lo de cargarse el laicismo de la República, como pretende Sarkozy, sencillamente da grima. Juana de Arco no va a canonizarle por eso, que ya va servido de mujerona en casa...

Collons, nen, se juntaron el hambre con las ganas de comer... el día que nos demos un abrazote habrá que reservar cita con el otorrino, de lo que vamos a rajar...

A modo de despedida, para que no se diga (traducción patatera by myself):

Siéntate ante los hechos como un niño pequeño, prepárate a abandonar toda noción preconcebida... o no aprenderás nada.

Thomas H. Huxley


Y en versión original:

The great tragedy of Science - the slaying of a beautiful hypothesis by an ugly fact.

T. H. Huxley

Sergi Bellver dijo...

Arilena, querida, gracias por la viñeta, me ha venido bien la risa. El enlace, por si alguien tiene problemas en abrirlo: Viñeta de El Jueves sobre el ke le follet ese.

Encima el tío dijo en el programa de marras ("pa'qué" lo veo, Chéjov, "pa'qué" lo veo...) que se había hecho una hoja de cálculo en el ordenador para no liarse con los personajes...

Literatura dicen, joder.

Por cierto, un consejo para algunos (que el otro día me lo dijo en un correo-e un amiguete e igual no se os ha ocurrido): para leer comentarios, es mucho mejor darle a la fecha, ahí abajo en rojo, a la derecha de "Publicado por Sergi...", abrir el "Enlace permanente..." y leerlos una vez se despliegue la página, con el mismo formato que la entrada. Luego viene bien incluso dejarla abierta y leer o repasar mientras se comenta en esta ventanita blanca (que se abre siempre aparte). En fin, parece una perogrullada, pero a mi amiguete no se le había ocurrido y agiliza la cosa.

Volviendo al tema, como lector me pasa lo que a ti, Arilena, por ejemplo con la revista Narrativas, lo que no me atrae tanto no lo imprimiría, y lo que me interesa me da rabia no poder leerlo en papel, y no siempre atado a una pantalla, en la oficina o en casa, o pendiente (si lo tuviera, imagino que me pasaría) de la batería del portátil. Si el libro-e mejora mucho y se abarata, como digo y dices, tal vez entonces la cosa cambie, pero creo que la experiencia de leer un libro o una revista en papel es insustituible, por lo táctil y por otras muchas particularidades. Lo que no encuentro aún es un impresor (offset o digital) que trabaje bien el papel reciclado. Sigo con ello, me importa mucho y no es coña.

Lo que hay que lograr, y de ahí la singularidad de la que hablo, la que DESEO, es que no sobre nada, que cada texto esté bien trabajado y escogido, que al lector no se le caiga de las manos, en todos los sentidos. Que cada página cuente.

Y hablando de cuentos... entre un sitio y otro nos apañamos, pero que sí, que me parece bien lo que tú quieras, que te lleves Amor del bueno y sustituimos el libro que prefieras por otro de la editorial, el que tú elijas. Y que a ver si nos vemos pronto, o te los envío. Mándame un correo y lo concretamos (hoy no me deja abrir Yahoo, no sé qué pasa).

Un abrazo fuerte.

¿Sabéis? Me produce satisfacción ver a científicos (médico, bióloga en ciernes, etc.) entre vosotros; no sé, siento que vuestro punto de vista es todavía más rico.

Sergi Bellver dijo...

A tod@s:

Familia, hay un impresentable que me está tocando las narices hace semanas, por lo que voy a probar por un tiempo a aceptar comentarios sólo de perfiles registrados en Blogger y otros. Lo siento por los más anónimos, los que vienen a aportar, pero en fin, vamos a probar, si no funciona, cambiaremos de nuevo.

Un abrazo y buen fin de semana a todos, el lunes nos vemos.

Sergi Bellver dijo...

Dos apostillas (hoy estamos que lo regalamos, señora... cuando tenga ADSL en casa dominaré el mundo, fijo... qué peligro):

Arilena e interesados, he probado una cosa, verás, en la entrada de El Síndrome Chéjov que enlazo en mi "artículo" (aceptamos pulpo...), aparecen direcciones de otras revistas literarias, y he estado curioseando en Shangri-la, por ejemplo (no os pongo el código que voy con prisa, pinchad el enlace en la bitácora de Miguel Ángel). Muy bien hecha, la verdad, me ha gustado bastante y en cuanto pueda la añado a mis enlaces. El caso es que he probado una cosa: he descargado la versión en PDF del número 4 -gratuita, por cierto- y desde el Adobe he impreso sólo 4 de las 132 páginas. Cuando la impresora te pide los datos concretos, especificas qué páginas quieres imprimir del documento y listo. En fin, revisa las opciones de impresión del PDF, y a lo mejor a partir de ahora te ahorras papel y oftalmólogos.

Un besazo.

Y otro asunto, para los que quieran comprobar... El programa de Sánchez Dragó se emite viernes en Telemadrid y sábado en La Otra, pero también se puede seguir (sólo en directo, no hay archivos) desde cualquier lugar. Van los horarios:

Telemadrid: Madrugada del viernes al sábado a las 01:00h. (CET)

Telemadrid Sat: Madrugada del viernes al sábado a las 01:00h. (CET)

Telemadrid laOtra: Sábado a las 23:30h. (CET) (o sea, hoy, en la web de F.S.D., en el enlace Las noches blancas)

Anoche estaban Javier Rioyo (que mencionó a Menéndez Salmón, menos mal, entre tanta obviedad), su trouppe de amiguetes habituales, la Vallvey y su locuacidad incontinente (a ver si deja hablar a los demás), etcétera.

De nada. A ver si Dragó se paga algo...

El programa a veces es un peñazo, cuando no una camarilla de los de siempre, sobre todo si tira por lo político... pero de vez en cuando trae a alguien decente, como Trapiello, por ejemplo. Total, la literatura en televisión sigue ausente...

en tierra de nadie dijo...

ufff, vaya tela. Como a los diálogos anteriores llego un poco tarde ya y entremedias se me ha colado la publicidad que os ha invadido a algunos, aporto una noticia de esta semana que me ha dejado alucinada. No sé si es montaje publicitario, globo sonda o algo parecido, pero lo peor de todo es que hasta puede ser verdad. Al parecer han creado un programa informático que ESCRIBE NOVELAS, él solito, toma ya, metes los parámetros en el ordenata y hala, ya tienes novela. Es una simple curiosidad, tampoco es que vaya a cambiar el panorama literario, aunque no sé yo, igual K. (le) Follen o la factoría de negros literarios de Stephen King deberían echarse a temblar.

En fin, un suma y sigue de barbaridades en torno a productos que encima nos quieren vender como literatura.

Sergi, Jordi, sabéis que me apunto a las birras y la lengua desatada en Palma, Barna o Madrid, ya que estamos.

besos

goroka dijo...

Bueno,mi querido sergi bellver,si me lo permite.Muy interesante aunque largo su post,o debería de decir entrada.Le diré que no me atrevía a entrar porque sin duda alguna pertenezco a esa masa ingente que usted define como mediocres de libros de pasatiempo circulares que una lee en el metro.Déjeme que le diga y por favor no se moleste u ofenda que deberíamos dejar tranquilos a países como senegal, guatemala o los humildes barrios de la india porque bastante tienen ya con lo que tienen y ponerlos de tapiz de fondo para arremeter con aquello que no nos gusta o que impide nuestros intereses, me parece cuando menos obsceno.Poco o nada hay de humilde en su bitácora y poco o nada que no sepamos ya,entiendo que se decante usted por lo minoritario, los autores alternativos y si no ando muy equivocada las televisiones locales,pues es lo que se lleva en estos momentos, como diríamos en argot mediocre lo más in.Ahora quisiera expresarle si me lo permite y como humilde y mediocre compradora habitual de libros, lo que siento cuando entro en cualquier librería sea esta alternativa o de masas:lo primero es una sensación completamente entregada al olfato de un olor a pasta de papel que me entusiasma;lo segundo el tacto, poder tocar las portadas, las diferentes texturas, las plastificaciones, los reciclados,etc;lo tercero lo visual,la cantidad de colores y expresiones artísticas dibujadas y plasmadas al papel, la creatividad que lleva implícito el diseño de las portadas,etc,etc...contesta eso a sus fantasmas personales sobre la decadencia o la caída en picado de la venta directa sustituída por el libro-e? Bien, para acabar y ya sin extenderme más le diré que espero ansiosa el nacimiento de su revista alternativa que según usted no ha de obedecer a criterios puramente mercantilistas, sino al trabajo y esfuerzo personales y si no he entendido mal, al buen hacer para esa minoritaria, exquisita y auténtica "elite" lectora,un saludo y un beso literario!!

IHB dijo...

Estimado, gracias por la referencia. Sin duda la revista llegará. Estoy seguro, aunque haya que ceder en algo. Siempre se puede construir a partir de la nada, con el coste de un dominio y la ilusión del proyecto. Luego está, y creo que es lo más complicado, la criba, el no practicar la camaradería ni la camarilla. Posiblemente sea lo más difícil. Pero si uno pierde un "presunto" amigo por apartarlo de las hojas que reparte, en realidad sería más presunto que amigo, y eso podría ir más que bien para las relaciones personales. Digamos que se higieniza la vida personal eliminando esos restos. Es más, una revista literaria podría servir (personalmente) para ese fin: para higienizar las relaciones, jaja.
Adelante, llegarán las alas... Abrazos.

Juan Carlos Márquez dijo...

A mí, y lo saben bien quienes me conocen, hay muchas cosas que me tocan las narices, pero lo de lo minoritario y lo alternativo es el no va más del tocapelotismo. Sí, señora, la belleza y el buen gusto son minoritarios y alternativos, como usted los llama. Ha dado usted, compradora de libros, en la diana.

Sergi Bellver dijo...

Esta tarde o mañana contesto a todos, que he tenido una mañana de mucho curro en la editorial. Espero que os gusten los pequeños cambios en la página.

goroka dijo...

Excelentes los cambios en tu bitácora, mis felicitaciones.Un beso bitacórico!!

Sergi Bellver dijo...

Ya he borrado la publicidad, ETDN, a ver si Blogger habilita algo para bloquear remitentes. Lo del programa informático para escribir novelas no sólo es verdad, sino que mucho me temo que algunos de esos "grandes escritores" con tanto compromiso (con la agenda, digo, no con la literatura) lo van a usar muy pronto para, como auguras, ahorrarse al negro de turno. Luego le darán cuatro pinceladas y listo, ya tendremos "la nueva obra maestra de Fulano".

De todos modos, hay quien estará encantado de la vida, así tendrá más libros que comprarse, y más libros, y venga libros (pronunciar poniendo cara del personaje de Jim Carrey en El show de Truman: "y vueltas, y vueltas, y más vueltas...").

Cuando se pueda montar quedada en alguna parte (no me importaría coordinarlo, pero ahora no tengo tiempo ni de atarme los cordones de los zapatos), no dudes que estarás invitada.

Besote.

Sergi Bellver dijo...

De nada, querido Iván (hay que emplear ciertas palabras sin doblez). La primera impresión que me he llevado con vuestra revista es muy positiva. Si me dejas ponerle un pero como presunto editor / corrector / maquetador / puñetero / filiprim, creo que con lo elegante que os ha quedado la página web, no sé, como que hay dos estéticas distintas en uno y otro formato (aparte de lo obvio: las tripas de un PDF han de ser blancas para facilitar la impresión particular a los lectores y abaratar la de la imprenta, pero no sé, una revista "debería" lograr una estética más particular, como la de vuestra web, por ejemplo). Estaría bien conseguir esa estética "Dado Roto", imprimirle un sello reconocible y común a todo, web y PDF. En fin, es mi opinión y mi voluntad de aportar algo. Como bien dices, desde el primer paso se puede ir conformando el proyecto. Estoy leyendo poco a poco los contenidos (cuando me dejan las obligaciones), ya te diré qué tal cuando acabe.

Siempre hay que ceder en algo, la vida es una negociación perpetua, pero trato de dejarle el mínimo margen y guardarme algún as en la manga. Si mantienes esa filosofía que comentas, no sólo te irá muy bien con la revista, sino en lo personal. A corto plazo la gente te pone cara larga cuando te pide algún favor y no puede ser (y mira que te piden favores y luego pasan de ti), y algunos desaparecen entre gruñidos, pero a largo plazo se quedan los buenos. Los "amigotes" te darán tantas palmaditas como puñaladas cuando no te prodigues con ellos. Los Amigos usarán siempre la franqueza.

Un abrazo. Estamos en contacto.

Sergi Bellver dijo...

Están en todas partes, ¿verdad, Juan Carlos? Con buena intención o con malicia, tanto da, pero son mayoría. Quien es feliz en su adocenamiento debiera ganar en mansedumbre, una cosa bebe de la otra, pero no, tío, les dices que no es lo mismo un cuento de Chéjov, Carver o Cortázar que un panfletillo de Coelho y montan en cólera. Se piensan que lo de "minoritario y alternativo" es una postura premeditada o una moda (no puede haber nada más antitético -y anti-ético, incluso anti-estético, si me apuras- que hacer ese parche). Al contrario que otros, que sí están cómodos en ese disfraz de enfant térrible, yo no encuentro ningún placer en ser minoritario, ningún orgullo especial. Al revés, a menudo me frustra no poder compartir ciertas cosas con más gente, gente a veces que aprecio. Ojalá no fuese ya una mayoría, sino todo santo dios, quien fuera capaz de apreciar una belleza auténtica, no prefabricada. Ojalá a nadie le pudieran dar gato por libro. El mundo sería más habitable y brillante. Pero a día de hoy no es así, y sólo hay que abrir los ojos para darse cuenta.

I have a dream, man, I saw the sign... sí, a veces, en mi candidez, imagino que hay maneras de ganar lectores para la buena literatura, de educar y entrenar el ojo de la gente para reconocerla. ¿Seré un iluso? ¿Un caso perdido (ellos, o yo)?

Sergi Bellver dijo...

Bienvenida, Goroka.

Me despistas un poco. La mordacidad no ha lugar y obviaremos el tratamiento de usted en tu primer comentario, un poco de mala leche en el tono que has empleado. Te agradezco la opinión inicial, más que discrepante, porque al menos la has dejado "cara a cara", que no es poco, tal como está la cosa en Internet. Estuve sopesando contestarte con un largo comentario -muy, muy largo, bastante más que este, créeme-, utilizando una metáfora para tratar de explicarte un par de cosas, pero no quisiera agotarte... y después he decidido que tanto en mi entrada como en algunos de los comentarios anteriores -míos o ajenos, incluso antes de tu desafortunada intervención-, ya has sido contestada, si es que quieres darte por aludida.

No creo que los best seller y toda su mercadotecnia necesiten ser defendidos, sería el colmo. Cada cual es muy libre de opinar lo que quiera (con o sin base, allá él), pero pienso que te has excedido en aquello que no son opiniones, sino juicios personales, como lo de la humildad de esta bitácora y quien la firma. Tiene gracia. Humildad y modestia, prodigamiento y amabilidad, son cosas muy diferentes. Trato de ser amable y creo que soy humilde, porque aprendo de muchísima gente y respeto a quienes saben más que yo (son legión), pero eso no quiere decir que deba ser pacato, modesto, blando, o que tenga que prodigarme para agradar a todo el mundo. Eludiré rebatir algunas de las cosas que has dicho, que me parecen fuera de lugar y, sobre todo, demuestran que no has leído con suficiente atención. Es lo que tiene el nivel usual de esfuerzo (el de los lectores "nueve de diez", lo siento), que la gente se cansa de entradas largas en una bitácora, y sin fotitos ni nada, hay que ver... o de cierto tipo de literatura en los libros (disfruto con los seis sentidos de los libros, por cierto, no imploro el libro-e, sólo me cuestionaba la realidad que se avecina; otra cosa que no has percibido, me temo).

Lo único que sí te diré -sin tus ceremonias y sin ambages- que me ha irritado bastante, es lo de la obscenidad. Supondré que has dicho esa barbaridad por no haber entendido mis palabras, porque no sé si te has dado cuenta de que les has dado la vuelta por completo.

Para terminar (si has aguantado hasta aquí, bravo), y como escueto ejemplo de lo que son mediocridad y belleza, te diré que en esos vagones de metro, en miles de i-Pods y walkman, suenan todos los días Bustamante, Chenoa, Camela, Beyoncé, etcétera. Y respeto que cada uno elija su placebo. Pero si echas un vistazo a los vídeos de la "Carta de ajuste", por ejemplo, ahí arriba, hasta las gafas de pasta de Glenn Gould destilan belleza, autenticidad, pasión y talento interpretando a Bach. Si te sirve como ejemplo para distinguir belleza y mediocridad, me alegro, si no, Houston, tenemos un problema. O no, claro, porque hay muchos más discos de Bustamante, Chenoa, Camela y Beyoncé en las tiendas que de Glenn Gould... Como hay más libros de Ken Follet o Muñoz Molina que de ves a saber qué "pretencioso escritorzuelo minoritario y alternativo..."

Saludos y bienvenida de nuevo. Aunque es posible que los contenidos de esta bitácora (o los de esa futurible revista) no vayan a ser de tu interés, siempre tendrás la puerta abierta, porque todos somos libres de decir la nuestra como nos parezca. Incluso yo, creo, si me aluden en lo que no ha lugar.

Saludos literales.

Recaredo Veredas dijo...

Hola gracias por el debate. Los best sellers no son malos “per se”. Son, simplemente, productos industriales diseñados para vender. Su maldad es idéntica a la de una tuerca o un armario. El problema reside en su proliferación masiva. En que, como los cangrejos americanos, se han reproducido salvajemente, anulando y exterminando cualquier reducto de literatura. Si unimos lo antes expuesto a la crisis inmobiliaria y de consumo, que ha provocado el cierre de decenas de librerías independientes, llegaremos a conclusiones, si no desastrosas, sí muy preocupantes. Afirmarlo no es snob. Es realista. Sin embargo el desastre también ha provocado hechos positivos. Por ejemplo la unión en Internet, gracias a blogs y revistas, de amantes de la literatura procedentes de lugares y entornos muy diversos. Saludos.

IHB dijo...

Estimado, tienes razón. Le estamos dando vuelta a la estética de la revista para
pasar de la "habitual" revista en PDF a algo más. Dicho "achaque" también ha sido comentado por otros amigos. A ver si en el segundo número se van introduciendo
algunas modificaciones. Además de buscar la diferencia con otras revistas en lo material, en el fondo, también hay que presentarlo correctamente, con un sello personal, como dices. Avanzaremos. Poco a poco eso sí, pues nuestro paso gráfico es lento, pero lo haremos. Abrazos y gracias, adelante. I.

goroka dijo...

Jajaja Sergi, permíteme que me ría un poco de mí misma que me parece saludable, y si me lo permites de ti tb. Bien , una cosa cierta no leí suficientemente tu bitácora y de ahí tu no ha lugar, mea culpa entonces. Una cosa es incierta, tu bitácora y su contenido, tu revista, su contenido y su continente, me interesan en tanto me interesa conocer la escritura actual, no sólo la tuya sino también la de paulo cohelo, i la de eduard punset, i la de alessandro baricco,i la de josep redorta, i la de josé corredor-matheos,etc,etc.Preferiría poder decirte que sólo elijo a los mejores pero me parece un término tan imposible como infinita es mi ignorancia.Un beso con literaturas múltiples y un gracias por esta amplia libertad que se aprecia!!ciao.

Sergi Bellver dijo...

A ti por sumarte, Recaredo. Si aquí no hay nada bueno o malo, como un cuchillo de cocina (repito ejemplo de algún otro día). Lo "bueno o malo" es el uso y la intención. con ese mismo cuchillo pelas cebollas para una tortilla de patatas como está mandada, o le rebanas el cuello a la vecina en plan psycho-killer.

Los best seller no son malos como artefactos, peor es una bomba de racimo (que no admite demasiados usos alternativos...), pero aunque haya excepciones muy decentes que acaban en best seller sin haberlo premeditado, como, por ejemplo, El lector, de Bernhard Schlink o Los girasoles ciegos de Alberto Méndez, etcétera, por lo general no son "buena" Literatura.

A ver si entre Internet y las editoriales independientes conseguimos dejar un nicho libre para los cangrejos autóctonos.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Gracias al infatigable Palimp en su Cuchitril le estuve dando un vistazo a la nueva cara de la revista Paper de vidre, que seguro conoces, Iván. Del PDF a la web en su caso, ambas opciones en el vuestro, aunque los contenidos estén en la versión imprimible. No sé, creo que todo es lícito si le llega al lector, en todos los sentidos.

En el apartado gráfico o de maquetación, si en algún momento se os puede echar una mano, y el tiempo me lo permite, al módico sueldo (como colaborador) de una caña por número cuando quedemos, cuenta conmigo.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Pues no te lo permito, Goroka, te puedes reir con, en todo caso, pero no de. No es lo mismo.

Como tampoco es lo mismo Coelho que... en fin, mal vamos si entro en ese saco.

Un beso.

*

Nota para todos los concursantes del Diomedea:

He tenido un pequeño problema con el correo Yahoo, por lo que quedan pendientes de registrar algunos relatos recibidos en la pasada semana. Ruego disculpas y enseguida subsano el retraso con el correo de rigor.

*

Nueva entrada en esta bitácora en 3... 2... 1...

goroka dijo...

Jajaja,contigo claro,me dí cuenta del fallo después, el resto,sin más.

Hurí dijo...

Hola, alitas :)
Si soy yo, la perdida, pero no tanto. Perdida porque apenas me dejo ver o me hago escuchar, pero yo te veo y te escucho con la periodicidad de siempre, o sea, cada día. Disfruto muchísimo con la evolución de tu bitácora, siempre en constante movimiento, pero hay algo que permanece como el primer día, y eso me encanta; tus principios, tu lealtad para contigo mismo, y por extensión para con tus fieles seguidores y tu forma de defender aquello en lo que crees, tanto en el ámbito literario como personal. Ese es el "alitas" que yo conozco y al que aprecio de todo corazón.
Un abrazo enorme desde Sant Jaume. Por cierto... ¿para cuando ese café en el Café de la Ópera? ;)

Un abrazo.

*LaDy SiSiaK* dijo...

va de todo, pero los que escribimos somos muy cutres:

www.comunidad-ezcultura.blogspot.com

y te dejo mi blog, por si te da el punto:

www.ladysisiak.blogspot.com

indago por el tuyo. Besos

Wilco dijo...

Sergi,

Estaba pensando (en mi caso no sé si pensar es la palabra adecuada estando sobrio) en: "Lo que hay que lograr, y de ahí la singularidad de la que hablo, la que DESEO, es que no sobre nada, que cada texto esté bien trabajado y escogido, que al lector no se le caiga de las manos, en todos los sentidos. Que cada página cuente."

En cierta manera, me sugiere la red.

Espero conseguir explicarme.
No creo que el formato/soporte papel desaparezca (tiene muchas ventajas tanto físicas como emocionales) ahora, internet supone algo más que tecnología.

Es en este sentido en el que puedo imaginar una revista (un esbozo, no creas) dónde cada página sea -ya lo son, sin embargo hasta internet no ha sido exteriormente visibles- infinita.

Pienso (en ciertos momentos y si me acuerdo lo apunto) que internet facilita el acceso al propio imaginario y el contacto con el de otros. Creo que está más cerca del funcionamiento de la mente.

Ésto puede llevarse al papel, aunque sólo sea mediante la actitud de lectura (lees un relato, te sugiere algo, buscas información...)

Otra cosa. Una vez me compré un libro minúsculo (exagero, digamos que mide la mitad de un punto de libro estándar) acompañado de un cd de audio del mismo tamaño. La música reforzaba la lectura, o al revés.

No sé si te ayudará

Un abrazo

Sergi Bellver dijo...

Para la próxima vez que vaya a Barcelona, con cualquier excusa, mi querida Hurí (me temo que he de ponerme al día con tus mutaciones). No sabes qué bien me han venido hoy tus buenas vibraciones, saber que sigue habiendo gente linda por ahí que se acuerda de uno, después de tanto tiempo.

La lealtad con uno mismo sale cara. A veces el precio es la soledad, pero me parece más barato que traicionarse.

Una abraçada, Amiga

Sergi Bellver dijo...

Ayuda más de lo que crees, benvolgut Wilco. Precisamente estaba pensando el otro día en lo de la música y el audio en general, que no es ninguna tontería. Usar los mecanismos de la red en papel, echarle imaginación, conseguir una interactividad que no desprecie los sentidos y sentires que se ponen en juego en la lectura "analógica".

Creo que hay dos maneras de afrontar el tema, bueno tres: la rentabilidad ante todo (risas), la viabilidad conciliada con el criterio (la más inteligente) y la arbitrariedad absoluta para defender ese Deseo del que hablaba (por la que me temo que optaré, y que salga el sol por Antequera).

Hoy no debería responder comentarios ni decir nada en general, no me encuentro muy bien, ando algo harto de muchas cosas, del ego atroz de los escritores (no me salvo) y toda esa serie de puñetas que apuesto a que serán lo más tedioso (junto con la distribución) no sólo de la revista, sino de cualquier otro empeño editorial. Tenía razón Iván con lo de la revista como criba en la agenda, aunque nos engañamos, en el fondo sabemos desde un principio con qué personas cuenta uno y de quién no cabe esperar gran cosa si no hay carnaza de por medio.

En fin, sin modestia pero con humildad (ya he explicado esto), creo que tengo unas ideas cojonudas para la revista y para algunas cosas más, pero me encuentro maniatado, por los medios económicos y las medianías personales (propias y ajenas). Esperaremos a que escampe la tormenta y sople viento de popa, hoy voy a la deriva y no encuentro el rumbo.

¿Por qué no me daría por otra cosa, en vez de la escritura? ¿Por qué no por la cocina o la papiroflexia?

Abraçades semítiques i semiótiques

Wilco dijo...

La papiroflexia!
¿Cuándo podremos volver a verla? Las gimnastas muestran su flexibilidad con cinta, pelota etc. No con papiros. ¿Cuándo el COI levantará la prohibición?
Te ves obligado a asistir a sesiones secretas. Hermosos ejercicios en locales inadecuados y peligrosos: venden refrescos.

Para ti y para l'Habitació (y en general), he visto que las entrevistas de Redes están aquí

Abraçades papiroreflexionantiques