Bitácora de Sergi Bellver: Fallo del I Premio de Relato mínimo Diomedea.

14/12/07

Fallo del I Premio de Relato mínimo Diomedea.

Me vais a permitir unas palabras a modo de presentación, ya que nos hemos adelantado una hora, mientras la gente termina de tomar asiento, carraspea el homenajeado ―el cuento, quién iba a ser― y la anciana de la primera fila pregunta con avidez si después de la conferencia habrá canapés, aquí es la entrega de premios, señora...
En toda «competición», en todo lo vertical, hay siempre un resquicio para la injusticia. Y es que, por diversos aciertos y méritos, al menos otro puñado de cuentos ―de Balcius, Gabriel, Pepe, Wilco, etcétera― podrían estar en esa lista, pero los candidatos no podían pasar de doce. Vaya pues la mención especial previa al «podio» como felicitación expresa a los autores y autoras de esos otros relatos mínimos que pasaron la antepenúltima criba ―y es que aún hubo una penúltima, que dejó en seis los «semifinalistas»―, y que si bien no obtienen premio material, pueden considerar esta alusión como un reconocimiento público a su valía.
Alguien que sabe mucho de letras, cuando le comenté esta idea mía peregrina, me dijo que «menudo curro» me esperaba, y tenía razón, pero he disfrutado mucho, y una de las cosas más gratificantes ―la peor, sin duda, fue tener que dejar fuera de los «doce del patíbulo» a más de un dignísimo relato― ha sido tener noticia de que varias personas se reencontraron con la sed del escritor mientras cocinaban sus cuentos. Sólo por eso ―por animarles a perseverar― ya valdrá la pena esta iniciativa y seguir invitando a todo el mundo a participar en ella. Por eso, y para que los lectores la disfruten, claro, ¡que ya iba siendo hora!, de modo que después de este comentario previo vendrán por fin esos cuatro relatos mínimos de cuatro autores que prometen mucho y muy bueno para el cuento. Y digo bien, cuatro, sí, porque el resultado ha sido tan reñido entre el segundo y el cuarto más votados, que se ha decidido ―y sin que sirva de precedente― incorporar un tercer finalista, que por supuesto también se hace con un libro.
El lunes le di las gracias a los participantes y a todos los que de algún modo han apoyado esta iniciativa, y hoy se las quiero dar públicamente a las doce personas (escritoras y escritores, algún que otro editor, todos cuentistas) que han colaborado generosamente como jurado con sus votos, bien en persona, bien por correo-e, y hasta por sms (ministro, ministro...). Enhorabuena de veras a los premiados, porque están ahí entre casi sesenta relatos y según la opinión de trece escritores (si tengo la desfachatez de incluirme y aceptamos «escritor inédito» como animal de compañía para esos otros doce, publicados en Gens, pero también en Páginas de Espuma, Tusquets y alguna otra editorial; que han sido finalistas o ganadores de premios como el Caja España, el Hucha de Oro o el NH, y que, en algunos casos, ejercen como profesores en talleres de escritura creativa ―presencial y a distancia― en la Escuela de Escritores y en los talleres Fuentetaja, lo que en total, cuanto menos, quiere decir que «algo» debe saber del asunto esta gente, ¿no os parece?). Por supuesto, es improbable que todo el mundo esté de acuerdo con el fallo, pero esto es lo que hay, según un criterio seguramente imperfecto pero absolutamente honesto, palabra. Sólo queda desear que los lectores saboreen estos textos, puesto que el principal objetivo de esta iniciativa ―y por eso el premio, precisamente: literatura impresa― ha sido y seguirá siendo la difusión y el goce del arte del cuento, servido en frasco pequeño y sin aditivos. Buen provecho a todos ―señora, que no hay canapés, por favor― y os esperamos en la siguiente convocatoria, ya en curso. Si los excesos de las próximas fiestas os lo permiten, o precisamente como terapia contra la avalancha, podéis aprovechar y retiraros a vuestros cuarteles de invierno ―o residencia de verano, para el cono sur― a escribir, apasionadamente. En fin, darle a la palabra, camaradas cuentistas.




Fallo del I Premio de Relato mínimo Diomedea:


En esta primera edición se han registrado 58 relatos a concurso, enviados desde 8 países: España (44), Argentina (6), Guatemala (3), Chile (1), Finlandia (1), México (1), Perú (1) y Reino Unido (1). Se recibieron además otros 6 relatos, que no pudieron validarse por incumplir en algún punto las bases del certamen.

El jurado otorgó 64 puntos al relato ganador, 51 al primer finalista, 50 al segundo y 49 al tercero.


Mención especial a los relatos:


Angustias, de Juan José Montoliu Marcel (Castellón), por el desarrollo.

El blog de Curtiz Junior 1, de Jordi Roldán (Palma), por el juego.

El secreto del universo, de Javier Puche (Málaga), por la idea.
Bitácora: Puerta falsa

Estado carencial, de Pepe Cervera (Valencia), por la instantánea.

Media docena de balas, de Gilda Manso (Buenos Aires), por la historia.

Memoria de pez, de Marcela Sabbatiello (Buenos Aires/Barcelona), por la poética.
Bitácora: Las tres musas

Saturno, de Miguel Ángel Zapata Carreño (Granada/Madrid), por el desarrollo.

Yo no he oído nada, de Ana Pino (Madrid), por lo no dicho.


Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: El día de Manuel
Autor: Salvador Galán Moreu (Granada, 1981).
Escritor granadino residente en Madrid. Psicólogo, doctorable en Literatura Europea por la UAM y coleccionista de trabajos varios. Y, claro, poeta, mencionado en Las afinidades electivas y accésit del García Lorca por Le lanzare (Ed. Universidad de Granada).

Obtiene un ejemplar del libro de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), por gentileza de la editorial.

EL DÍA DE MANUEL



NOS LLAMAMOS JOSÉ M. Y JUAN M., la M es de Manuel. Cuando nos instalamos en nuestro piso y nos conocimos, la sorpresa fue mutua: ambos de uno noventa, con el pelo al cepillo, pantalón de pinzas y camisa blanca. Además trabajábamos de estadísticos en sendas gestorías y se nos conocía respectivamente por nuestro nombre distinto a Manuel; José y Juan, dijimos al mismo tiempo, menos mal.
Al poco de inmejorable convivencia, somos vegetarianos y maniáticos del orden, una tarde llegamos al piso a la misma hora y con la misma noticia: recibí una gran oferta de tu empresa y me cambio a ella. Así pues, nos reemplazamos el uno al otro y viceversa con el beneplácito de nuestros jefes, que no notaron la diferencia entre nosotros. Nuestra eficiencia es igual de espectacular, sin embargo, cada tres meses, faltamos alegando enfermedad y permanecemos en pijama todo el día. Jugamos a la Play, vemos dibujos animados, tiramos huevos por la ventana y encargamos pizzas. Esos días nos llamamos Manuel, por completar la distinción.
El día de Manuel es propiedad de © Salvador Galán Moreu 2007.


Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: The plumber
Autor: José Antonio Ruiz (Madrid, 1972).
Escritor, traductor, dibujante, filólogo a punto y profesor de español residente en Helsinki. Ha publicado en revistas modestas, y alguna virtual, como en el nº7 de Narrativas, y ha ganado algún que otro premio con sus cuentos. La traducción al finlandés de su relato «Da gusto verlo» aparece en la antología de jóvenes escritores finlandeses Ryhmä 99 (Grupo del 99), de la editorial Tammi. Miguel Ángel Muñoz acaba de publicarle ése y otro de sus cuentos («Los gansos», magnífico) en Los inéditos del síndrome.

Obtiene un ejemplar del libro de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), por gentileza de la editorial.

THE PLUMBER



ME ABRIÓ UN CHINO EN PELOTAS, pero mi saludo fue trivial:
—Fontanero. Fon-ta-ne-ro
No entendía.
The plumber! —recordé, feliz, la lesson five.
El chino dijo que yes y me hizo pasar. Le seguí por la casa, que era como cualquier otra: home cinema, muebles del Ikea... Ni osos panda, ni bonsáis, ni hostias.
Al llegar al baño señaló la bañera, donde flotaba un patito. Yo sonreí, aunque empezaba a mosquearme. Luego resulta que estaba atascada.
—¡La muralla china, uf! —dije, por pegar la hebra, mientras succionaba con la ventosa— ¡El rollito primavera, uf!
Tras mucho bregar, saqué del desagüe un disfraz de vampiresa, en cuero negro, muy sexy.
She gone? —pregunté.
El chino, llorando, dijo que yes con la cabeza. Para consolarle, preparé gazpacho, y él, agradecido, me enseñó unas llaves de kung-fu. Ahora, mientras me recupero de los golpes, me acuerdo de mi chica, la muy zorra. Cuando se acerca la enfermera, apago la lección de inglés y digo que sí, que somos felices. Suspiramos juntos contemplando la postal de mi chica, colgada del gotero. Icebergs, ballenas; me pide que no la odie. «Aprenda inglés. Este es su porvenir», aseguraba el folleto. De enfermeras no decía nada.
The plumber es propiedad de © José Antonio Ruiz 2007.


Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea
Finalista del I Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: En gramos
Autor: Ignacio Oscoz (Irún, 1974).
Escritor guipuzcoano residente en Madrid. Finalista en el I Certamen de Relatos Ultracortos de Ex Libris con «Regalos», publicado en el libro recopilatorio del certamen. Acude a un Taller de Dramaturgia en la sala Cuarta Pared, prepara un monólogo teatral y su primera novela.
Bitácora: Los cuadernos de Dimitri

Obtiene un ejemplar del libro de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), por gentileza de la editorial.

EN GRAMOS



ES UN ESTABLECIMIENTO ÚNICO, con un olor muy especial. La carnicería de Nouredine es conocida en todo el país, pero nadie quiere entrar. Y cuando alguien lo hace es en grupo, en familia. Las caras contraídas, los ojos muy abiertos y todo ese silencio. Nouredine les saluda mostrando su viejo cuchillo, es la tradición. Entonces el familiar elegido se coloca y Nouredine procede. El honor familiar y un pañuelo en la boca ahogan los gritos. Nouredine es muy habilidoso desollando, así que pronto la carne cae sobre la balanza. El peso señalado mide el sacrificio del familiar en gramos.

En silencio, con un sollozo sordo de fondo, la familia sale. Tendrán comida para unas semanas más. Dentro, Nouredine esparce el charco de sangre con una mugrienta escoba y después limpia su cuchillo, mientras no piensa absolutamente en nada.
En gramos es propiedad de © Ignacio Oscoz 2007.


Ganador del I Premio de Relato mínimo Diomedea
Ganador del I Premio de Relato mínimo Diomedea:

Título: Conjunto Mandelbrot
Autor: Iván Humanes Bespín (Barcelona, 1976).
Licenciado en Derecho por la UB, ha publicado el libro de relatos breves La memoria del laberinto (Biblioteca CyH, 2005), y es coautor del ensayo Malditos: La biblioteca olvidada (Grafein, 2006) y de 101 coños (Grafein, 2007). Ha obtenido diversos premios por sus relatos, como el Ciudad de Jerez en 2003, o El Fungible, de Alcobendas, en 2004. Participó en la colectiva Así escribo mi ciudad, 32 maneras de escribir un viaje (Grafein, 2005). Colabora con la revista virtual Literaturas.com y sus relatos pueden leerse en las revistas Crítica (UAP) y Atenea. Próximamente publicará una recopilación de hiperbreves e ilustraciones.
Bitácora: Últimas palabras

Obtiene un lote con los libros de relatos Mujer con perro sobre fondo blanco, de Alfonso Fernández Burgos (Gens, 2006), y la antología Parábola de los talentos (Gens, 2007), por gentileza de la editorial.

CONJUNTO MANDELBROT



MANDELBROT, EL CIENTÍFICO, no puede conciliar el sueño. Se dice convencido: las nubes no son esferas, las montañas no son capirotes, los litorales no son circulares y los ladridos no son suaves. Luego lo escribe en un papel. Por lo tanto, concluye, la geometría fractal supera «en esencia y fondo» a la euclidiana. Con cuidado, destapa el cuerpo de su mujer, que duerme sin conciencia y a pierna suelta a su lado. Le sube el camisón y analiza con lupa y medidas exactas su «elemento íntimo». Es un plano complejo, repite. Y lo saborea con cuidado, procura que no despierte. Investiga con tacto y criterio, separa los pliegues y lo enfoca con la lámpara de la mesita de noche. Un número infinito de escalas, se dice. Y se asoma al abismo del gran enigma, intenta avanzar entre las fractales que se le representan. Cuando su mujer despierta, Mandelbrot ha desaparecido. Tan sólo sus instrumentos científicos a los pies de la cama. Y aunque ella se encuentra ciertamente pesada esa mañana, atribuye su hinchazón al frío y la humedad de esa maldita ciudad.
Conjunto Mandelbrot es propiedad de © Iván Humanes Bespín 2007.


Todas las obras están bajo una Licencia de Creative Commons.


II Premio de Relato mínimo Diomedea
Consulta las bases

45 comentarios:

Marsu dijo...

Enhorabuena al ganador, a los finalistas, a los mencionados, y a todos los participantes. Pero sobre todo, enhorabuena a tí por la iniciativa. Menudo nivelazo, por lo que se puede ver. Ahora tienes que apañarte para mantenerlo en las próximas ;)
Un abrazo.

P.D. ¿Cómo interpreto las letrujas que el blogger me pone para comprobar que no soy un programa?
"VIPVP"
¿¿VIP?? O mejor....¿¿PVP?? No me queda claro si es alusivo, por los VIPs de tu concurso, por el PVP de los libros..jejeje.

Arcángel Mirón dijo...

Sergi:

Además de expresarte lo feliz que me hacer estar dentro de los "doce del patíbulo" y el orgullo que eso me genera, quiero felicitar a los ganadores y agradecerte por difundir las letras ajenas.

Un abrazo y éxitos.

Anónimo dijo...

Felicidades a todos, ganadores finalistas y candidatos. Gracias Sergi por presentarnos a gente que tiene algo que contar.
Besos

Las3Musas dijo...

Felicitaciones a los ganadores y Menciones Especiales.
Una alegría participar con una mención especial para las musas.
Gracias por tu amor a la literatura, Sergi.

besos
Musa Rella

IHB dijo...

Muchas gracias. Sin duda, considero que el mayor premio que he recibido hasta hoy ha sido este y del que he resultado, con sorpresa, ganador. Dejando a un lado chucherías (golosinas monetarias pero sólo eso), lo que prestigia a un premio es el jurado, quiénes lo componen. Y su honradez. Y si me siento orgulloso de este Conjunto Mandelbrot que vino a mí en un día dichoso, es especialmente por quién organizó el premio y cómo. Muchos abrazos a todos los finalistas y participantes. Avanti!

josé antonio ruiz dijo...

Las cosas por orden: gracias, Sergi, por el concurso, por el trabajo, y por esa ilusión contagiosa. Después, pues felicidades a todos, con mención especial al ganador y a mis compañeros finalistas por unos cuentos sensacionales (que el senyor Bellver ha colgado en un formato muy elegante y que se deja leer muy bien). Un abrazo y que pase rápido lo que queda de mes para poder disfrutar de los próximos relatos.

José C. dijo...

Enhorabuena a los finalistas y al ganador, los relatos me parecen de un nivel más que notable, y además muy diferentes entre sí en el estio, lo que siempre es bueno. "Conjunto Mandelbrot" tiene un cierre genial; "En gramos" me hace pensar en aquella película, "Delicatessen"; "The plumber" tiene un gran sentido del humor, pero agridulce; y "El día de Manuel" tiene una redacción muy cuidada.

Pero a quien quiero también felicitar es a ti, Sergi, por la generosidad (sé que has dedicado muchas horas, correos y esfuerzo, por lo que he podido ver) con la que nos das la oportunidad a los lectores (que aunque escribamos, siempre somos eso, sobre todo, lectores) de conocer las letras de tanta gente con talento que a menudo nos pasa desapercibida. Además lo has hecho con una presentación impecable.

Creo que esto es un nuevo salto de calidad en este blog, en el que siempre fuiste muy abierto, pero que desde ahora es más de todos que nunca, más lugar de encuentro para los que amamos la creación literaria.

Lo único malo es que, por el nivel, ahora me intimida un poco volver a participar, pero no dudes que estas Navidades encontraré el tiempo para hacerlo.

Gracias por compartir e impulsar todo esto, Sergi, y recibe un gran abrazo.

pd: por curiosidad, ¿cómo funciona eso de los doce más uno en el jurado y los 64 puntos?

sebastianDell dijo...

Mi orgullo me impide felicitar a los ganadores aunque mi vergüenza me impide proclamar a los cuatro vientos que yo merecía ganar. En fin, qué se le va a hacer, soy un incomprendido aparte de tener un particular y (sobre todo) personal sentido de la justicia.

Así que con la boca pequeña, o tanto al menos como soy capaz, diré que enhorabuena a los premiados, a Sergi, y nos vemos el 14.

Sergi Bellver dijo...

Gracias, Marsu, pero una ilusión o un empeño no valen de nada si no hay amigos que echen una mano (demostrando muchos que son tan buenos amigos como cuentistas) valorando textos, máxime cuando están hartitos de hacerlo por trabajo o por vocación... en fin, amor al arte es lo que se respira aquí. Y por supuesto, un empeño no vale de nada si no hay gente que se pone a escribir y tiene la valentía de participar en algo y someterse al parecer de terceros.

Me alegra muchísimo que te gusten los relatos, ése era el otro fin de todo este asunto, que los lectores salieran ganando. Y el nivel que nos espera en el futuro, bueno, depende de los cuentistas, bien sûr...

pd: veo que tú también reparas en ese extraño "azar objetivo" de los códigos de marras. Una vez estaba de mala leche cuando dejaba un comentario en otra bitácora y el código (palabrita del niño Jesús) era CAVREA... con lo que:

a) nada de algoritmos, aquí hay un gremlin con muy mala leche.

b) no aprobó ortografía en primaria...

:-P

Besos

Palimp dijo...

Felicidades a los premiados y a ti Sergi, por haber organizado un concurso con tanta calidad.

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

De nada, Arcángel, el mérito de todo esto es en parte tuyo y de todos los que han creído en esta "empresa", en el sentido de aventura, porque de ganancia crematística, pues como que nada de nada, ni para el fundador ni para el jurado.

Lo dicho, Amor al Arte...

Se esperan tus relatos en la próxima convocatoria. Media docena de balas prometía.

Un abrazo trasatlántico.

*

Gracias a ti, Anónimo, por la atención. De eso va todo este asunto, de dejarnos de los dimes y diretes del mundillo, de dejar, que ya es hora, de cepillarle la caspa de los gabanes a los señorones de las letras, y por fin darle voz a quien crea, apuesta y ofrece algo suyo.

Besos de vuelta.

Sergi Bellver dijo...

Como ya te acabo de decir en tu bitácora, Las tres musas, me da mucha alegría que relatos como el tuyo puedan leerse, porque me sabía mal publicar sólo a un puñadito, pero de otro modo, como comprenderás, esto sería un lío.

Recuerdo perfectamente tus dos relatos, el mencionado y el otro, que venían transidos de la misma lírica, pero una lírica útil, que contaba algo, y eso promete.

Ojalá repitas.

Petons cap a Barcelona.
Ché, vení de nuevo, cuando querás.

Sergi Bellver dijo...

Te lo has merecido, Iván, como ya te he dicho en esas Últimas palabras (no las mías, que todavía me queda cuerda, espero..., sino la bitácora de IHB, aclaro).

Después de votar (ha habido votaciones por correo-e y sms de cuentistas que se leían los seis relatos semifinalistas -anónimos, de ley- en privado, y también deliberaciones en una reunión de café, por ejemplo, con seis escritores), ninguno de nosotros tenía ni idea de quiénes eran los autores, pero estoy seguro que algunos de esos nombres van a sonar en el futuro, y entre ellos, el tuyo.

Lo mejor de todo esto es haber puesto en contacto a lectores con autores y romper un poco el círculo vicioso de los canales "oficiales", sin quitarle rigor al asunto, más bien todo lo contrario. Digamos que, ya que por razones obvias no puedo participar en mi propia iniciativa como autor... esta me ha traído una gran satisfacción como, vamos a dejarlo así, editor.

Gracias por escribir, Iván.

Sergi Bellver dijo...

No se puede contagiar a nadie, José Antonio, si es inmune a la ilusión y no lleva ya en los genes el amor al cuento. Gracias a ti por tu estupendo relato, lo demás ya te lo comento en privado (con detalles como el hacerte llegar el libro a esas tierras hiperbóreas a las que te nos has ido), pero lo que de veras deseo es que siga participando gente con tanto que decir y tantas ganas de hacerlo como tú.

Veremos qué nos traen los Reyes (los de toda la vida, los que no mandan callar) en 2008.

Un fuerte abrazo hacia Helsinki, y un termo de café, de paso, que sólo de decir Helsinki ya gruño de frío como el Kosonen de tus gansos...

Sergi Bellver dijo...

Querido José C., qué caro de ver eres de un tiempo a esta parte y cómo me alegra que vengas precisamente hoy, que hay tanta buena energía en el ambiente. La verdad, saber que uno ha colaborado un poquito a que la gente sonría, trabaje, escriba y siga creyendo en lo que hace, o que lean a otros y descubran algo que vale la pena, me mete un chute de alegría en vena.

Tú lo has dicho, antes que cualquier otra cosa, los que rondamos estos temas somos lectores, o no somos nada.

Lo de Delicatessen me hace gracia porque uno de los miembros del jurado lo comentaba en el café, el otro día.

En fin, gracias siempre por tu afecto y tus amables palabras, y déjate de monsergas, a escribir se ha dicho, que quiero ver tu relato para el II Premio Diomedea. ¿Estamos? Anda, no te hagas el remolón, que tienes todas las fiestas para ponerte a ello...

Un abrazo enorme.

pd: Ah, lo de los puntos, bueno, básicamente va así (y así seguirá en las próximas ediciones, por ahora):

Yo selecciono doce relatos (y aquí debo cometer "errores", seguro, pero lo hago según mi criterio y valorando muchas cosas, no tanto mi "gusto" personal como si el relato está trabajado, si es correcto en lo formal, si en el fondo cuenta algo más, si no hay algún error garrafal que lo invalide, etcétera), luego esos doce se quedan en seis, para lo que me echan una mano, pero aún no se vota realmente. Entonces sí, esos seis semifinalistas se someten a votación, se envían o se leen en grupo, sin saber el autor, y cada miembro del jurado los ordena según su criterio. Así pues, el voto es: 6 puntos, 5, 4, 3, 2, y 1. Se suma, y voilà. En esta primera edición, por ejemplo, al ser trece los que votábamos, el máximo de puntos posible era de 78, para que te hagas una idea de lo reñido que ha estado.

Sergi Bellver dijo...

Me encanta tu crudeza, SebastianDell, así me gusta, sin complacencias.

La verdad es que, si no recuerdo mal, tu relato (era el de "la sombra", ¿verdad?) estaba muy bien. Sólo había un par de frases en el centro que lo estropeaban un poco, y que si se pulen dejarían un relato más acabado y redondo, como sugiere el final (lo del hijo oscuro y "sombrío", ya sabes).

Los relatos finalistas y ganador tampoco son "perfectos", algunso miembros del jurado sugerían cambios, alguna mejora, algún exceso, pero he preferido no editarlos (tipografía y cosas básicas aparte) y dejarlos como estaban. En todo caso, estoy convencido de que por fondo y forma, son los cuatro mejores. Y no soy el único, claro, aunque ningún jurado sea infalible.

En fin, hablo de memoria y espero no cagarla ahora mismo, si me equivoco, y si me equivoco en mi "consejo", pues igual puedes ponerme en tu lista negra... pero lo que te digo lo hago con mi mejor intención, creo que no escribes nada mal, sólo que en esto de las letras hay que llenar más papeleras que cuadernos. Y seguir, y seguir, hasta que damos con ello. Yo mismo, como escritor, creo que todavía no he escrito un cuento que pueda defender sin resquicio de duda ante cualquiera. Y sigo llenando más papeleras que cuadernos, te lo aseguro.

Lo dicho, un par de pespuntes a tu relato y habría estado en la pomada. De modo que te animo muy sinceramente a esa cita del 14 de enero, porque estoy seguro que tarde o temprano vas a estar "ahí".

Un abrazo y gracias de veras por participar.

pd: Interesante tu página, por cierto, personal y puñetera, muy sana, en cuanto tenga un rato la añado a mis enlaces.

cgamez dijo...

Felicidades al ganador, los finalistas y al organizador (el exceso de trabajo no remunerado no se valora hoy en día como debiera).

La verdad es que se trata de unos relatos de "altos vuelos".

Saludos.

Sergi Bellver dijo...

Celebro mucho que te lo haya parecido así, Palimp. Esa felicitación me enorgullece viniendo de quien viene. Ojalá que en las próximas convocatorias los cuentistas sepan mantener el nivel.

Por cierto, hablando de cuentistas y de calidad. ¿Te puedes creer que hoy nuestro Matías recogía un premio en Guadalajara y yo tenía que ir a cubrir el expediente en su nombre a Vallecas, por otro premio? Te lo crees, apuesto por ello, porque ya sabes que el tío, como digo, está hecho un verraco... En Vallecas ha deslumbrado su relato, que además han representado (en una versión) dos actores.

En fin, ya daré más detalles en breve. Estas fiestas iré algunos días a Barcelona, a ver si...

Un abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Bienvenid@, Cgamez.

Unos relatos "de altos vuelos" no podían participar en otro premio que no se llamase Diomedea (palabra en latín para albatros)... Ufano, aparte, otra grata sorpresa que me he llevado ha sido comprobar que hay más personas que visitan esta bitácora de las que dejan huella, y que muchas de ellas no escriben nada mal, no señor.

Más que exceso de trabajo -un rato al día en casa cada noche, por lo general, y algún atracón de fin de semana-, lo que ha habido aquí es una inversión en talento e ilusión, la que le han puesto los autores, y con la que salimos todos ganando, no en "plata", claro, sino en lecturas.

Saludos y muchas gracias por tu comentario.

Sergi Bellver dijo...

Damas, caballeros, me retiro a mis aposentos. Muchas gracias a todos, por todo, mañana regreso.

Esta es vuestra casa.

Anónimo dijo...

Lo que más me gusta de ti, más que las cosas que dices, que a menudo me llegan, es lo que haces, lo que le pones de ti mismo a lo que haces, la pasión que transmites a los demás.

No pierdas nunca eso, porque te hace diferente.

Enhorabuena y gracias por el concurso, me han gustado mucho los relatos, de verdad.

Un abrazo.

IF

javier puche dijo...

Me ha hecho ilusión descubrir que formo parte de los "doce del patíbulo" en un concurso de tan altos vuelos (por el nivel de los cuentos y por el pájaro que da nombre al certamen). Mis felicitaciones para los justos ganadores y también para ti, Sergi, por esta formidable iniciativa.

Salvador Galán dijo...

Enhorabuena a todos los participantes y gracias a ti Sergi, por montar esto y de esta manera. Me siento de veras muy honrado de estar entre estos finalistas.

Un abrazo fuerte, y disculpa Sergi por haberte liado al enviar el otro cuento.

Wilco dijo...

Muchas gracias Sergi, gracias al jurado. Felicitaciones a las menciones, finalistas, ganador.

Es como si entre todos hubiéramos invocado a un espíritu cuya presencia necesita más para no desaparecer.
Más canapés no, señora"

Abrazos

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Agradecer tus palabras tanto aquí como en mi blog, la oportunidad de poder expresarnos en medios poco convencionales y tu iniciativa.
Muchas cosas que decir, pero todas ya se han mencionado antes.

Una abraçada y enhorabuena a los premiados y a tí por esta excelente idea.

Lo seguiremos intentando.

Sergi Bellver dijo...

Vaya, IF, gracias por lo que dices, que me ruboriza un poco. Sólo trato de hacer cosas que me motiven y que sirvan para algo, y sobre todo para alguien. Si encima a ti te han servido para un ratito de buena lectura, me doy con un canto en los dientes.

Un abrazorado.

*

Tendré que cambiar la expresión, Javier, que lo del patíbulo suena un poco lúgubre, pero mi agnosticismo me prohíbe recurrir a los apóstoles... Lo de los vuelos, pajarracos aparte, es "culpa" vuestra. Espero que vuelvas a volar con nosotros. Y por cierto, en su día no la indicaste, pero si tienes bitácora, ya sabes, añado los datos en la entrada.

Un abrazo al sur.

*

Lo mismo te digo, Salvador. No lo de la bitácora, o sí, aunque creo que no tienes, sino lo demás. Que ojalá repitas, que enhorabuena y que gracias por tus letras.

Nada de disculpas, cambiar los textos no fue ningún trastorno, lo que sí que no te perdono (cariñosamente) es que me tuve que buscar información para tu breve "solapa" en San Google. Debes ser un psicólogo, poeta y doctorable muy ocupado.

Un abrazo fuerte.

Sergi Bellver dijo...

A ti, Wilco (coi, he estado a punto de ponerte barba), por participar. Esperemos que de esta peculiar ouija saquemos un espíritu okupa que se quede mucho, mucho tiempo entre nosotros. Lo alimentaremos entre todos. A la señora de los canapés (son una raza superior, ayer estuve en la entrega de un premio literario, hubo catering, y estas abuelitas tienen los codos hiperdesarrollados, palabra), pues que la ceben sus nietos.

Abrazos barbados.

*

En tu particular Habitació d'Arles ya te expresas como nadie, Jordi, y quiero recalcar eso: como nadie, de una manera original. Si os convoco en esta bitácora no es más que para ampliar el campo de batalla y que podáis seguir dando guerra. No creo que tardes mucho en colar uno de tus torpedos "tuneados" en el diomedea, la verdad.

Una abraçada, amb nocilla, si vols.

MaleNa la porteña. dijo...

Mi abrazo a todos los que tejen sueños.
Excelentes relatos, el alma bendice estos momentos.
Es intenso crear, conmueve, sutura, reinventa.

Mi reverencia a cada uno de Uds. y a vos Sergi mi admiración.


MaLe.

Juanjo dijo...

Enhorabuena a los finalistas y al ganador.
Es todo un honor para mí ser distinguido con una mención especial, y, en cuanto pueda publicaré el retrato en mi bitácora.
Espero participar más veces, aunque me temo que estará difícil alcanzar cotas más altas por la calidad de los relatos.
Gracias por tu interés y el de tus colaboradores.

Saludos.

Ignatius dijo...

Emerjo de una comidacenaetilización severa, durante la cual supe del fallo del concurso. Enhorabuena al vencedor, a mis apañeros de podio, a los mencionados y a todos los participantes. Y cómo no, al alado maestro de ceremonias, sobre todo, por dar cancha a lo que importa. Gracias Sergi, por el trato y tu savoir faire.

Larga vida a este concurso.

Nos leemos, nos hablamos.

Saludos

Gabriel dijo...

Excelentes todos y cada uno de los cuentos aquí publicados. Y el 1º premio, con el condimento especial de mi atracción por las cuestiones matemáticas.
Quién podría imaginar a Mandelbrot en tales circunstancias.
Felicitaciones a los participantes y a los organizadores.

Pd: El texto en el post de Malena es supremo, como así también el modo en que lo presentó la bella Porteña.

Sergi Bellver dijo...

Unos tejen sueños, MaLeNa bella, otros los pintan, otros los hacen vibrar en cada nota... y esa gente es buena. Pero la gente que ayuda al otro a tejer los suyos, esa gente es la mejor. Por eso TÚ eres tan especial.

Gratitud infinita por tus detalles y tu generosidad, no sólo por lo último en Encendida, sino por muchas otras cosas. Sin condicionales ni supuestos: le rajaré el cuello a la vida si alguna vez me roba tu Amistad. Está avisada.

Sós grande, morochita.

*

Juanjo, tu relato fue un poco "incomprendido" por el jurado -no debería decir esto, pero bueno-. Y es que formalmente tenía algunos errores, pero a mí me pareció muy divertido cómo hacías que el protagonista/narrador cambiara de la sorna a la tragedia.

De todos modos, es verdad que hay nivel y que cada vez (o eso espero) va a ser más difícil estar en la pomada, pero creo que eso es bueno para todos. Las palmaditas en la espalda no forjan escritores, la exigencia y el trabajo sí.

Un fuerte abrazo.

Sergi Bellver dijo...

Hombre, el que faltaba, Ignatius. Me pregunto cómo harías para colegir la información del fallo en semejante estado... Genial que digas eso de "dar cancha a lo que importa". El cuento, los textos (por eso, entre otras cosas, son lo que más destaca en la entrada, en negro sobre blanco, bien aseaditos). Sólo con eso hay que "casarse". Luego nunca está de más la camaradería y el buen humor, la puerta abierta a la amistad, claro, que aún hay cabestros malcarados que confunden integridad con integrismo y rigor con rigor mortis. La Literatura no sirve de un carajo si no nos hace mejores personas.

A ver si es verdad que nos leemos, que ya sabes que te tiene que llegar un libro, el que te has merecido.

Agur.

*

Me alegra mucho que te gusten, Gabriel. Estoy seguro de que vas a realizar algo muy digno y bello en tu página, si me permites que avance pistas. Animar a escritores en potencia (o ya en pleno uso de su vocación, en muchos casos) ha sido fantástico. Dar algo digno para leer a los lectores, ha sido estupendo, lo mejor. Pero si encima el trabajo de un artista inspira a que otro cree algo, entonces ya puedo encender la mecha de los fuegos artificiales...

Y como dirían en tu tierra, Gabriel, la porteña se pasó. Demasiada belleza en su presentación para envolver mi vieja carta.

Un abrazo trasatlántico.

Sergi Bellver dijo...

Damas, caballeros, antes de colgar una ventana en la próxima entrada, a modo de píldora para la sonrisa y para tomarnos muy en serio la escritura, pero completamente a broma eso de "Ser Escritor"... antes de eso, quiero agradeceros a todos la atención y las maneras, y deciros que podéis seguir comentando el premio, los relatos, lo que deseéis, que el lunes estaré de vuelta con novedades.

UN ABRAZO A TODOS, y ya sabéis, estáis en vuestra casa (dejadme algo en la nevera, por eso, no seáis malos).

sebastianDell dijo...

Sergi, el mío no era el de "la sombra", pero no te preocupes que entre 60 relatos habría que tener memoria de elefante para acordarse de todos (eran "Extraños", "María tenía razón" y "Rosemary") ;^)

De todas formas, me apropio los ánimos y nos veremos el 14 por estos lares.

Un saludo y muchas gracias por el concurso y sobre todo, el cumplido a mi página personal, es halagador :)

A identidade do indiscernível dijo...

Sergi,

Como puedo hacer la divulgación de lo premio en mi espacio? Claro, si tu quieres. Sé que lo espacio es muy modesto (me gusta así), pero me gustaria a ver un brasileño participar de tu responsable iniciativa.

Felicitaciones a todos y beso.

Gabriel dijo...

Gracias Sergi. A veces reniego de la net, por el tiempo que me ocupa, o el modo en que me desconecta de la realidad. Pero estas cosas que suceden, de conocer gente con la que compartir amablemente intereses, creaciones, sentimientos y emociones, hace que todo esto valga la pena.
Un abrazo, viejo, nos estamos viendo.

Pd.: La Porteña logró tanta belleza, por su extraordinario talento, y por que tu texto, aunque reniegues un poco de él, es bello.
Por otra parte, siento un pequeño orgullo, al haber participado, de algún modo, muy discretamente, con la banda sonora.

Veraneante dijo...

Me uno a las felicitaciones. Buenos microrrelatos, sí señor, tan diferentes entre sí.
La verdad es que ha sido un placer participar (aunque lo importante no sólo sea participar) y perder (aunque en literatura nunca pierdas) en un concurso tan pequeño y tan grande a la vez.
Me da que el nivel de participación es muy alto y que colarse en la final mensual va a ser complicado.

Sergi Bellver dijo...

Ya "desfecho el entuerto", maese Sebastiandell, o Manuel, o M., le esperamos por estos lares en cuanto se recupere de esa colleja tiñosa, mal aire, hernia discal o lo que sea que le tiene postrado.

Y servidor no hace halagos, sólo opina, de veras y del mismo modo para lo malo y bueno.

Abrazos asociales.

*

Minha amiga A identidade, puedes hacer lo que quieras en tu espacio, poner un enlace en una entrada o "post", o en la barra lateral de cualquiera de tus bitácoras, o comentarlo con tus amigos. Cualquier cosa que te parezca bien me lo parecerá a mí también. Y gracias por adelantado, hagas lo que hagas, porque me haría mucha ilusión que un autor o autora de tu país participara en los Premios Diomedea. Eso sí, aunque sabes que adoro tu idioma, tendrá que ser en castellano, claro...

Un abrazo y, como siempre, muito obrigado por estar siempre al otro lado.

Sergi Bellver dijo...

Mira que he dicho veces, Gabriel, que lo mejor que me ha pasado nunca en estos tres años y medio de bitácoras (en esta -refundada- y la anterior) ha sido la gente. Alguna gente. La red no es más que una herramienta, tan buena o tan mala como el uso que de ella hagan las personas que respiran tras la ventana.

Que unos y otros acabemos siendo cómplices de un "delito" como la belleza, en cualquier forma, me parece el mejor crimen posible contra la ley del silencio.

pd: no reniego, todo lo hecho forma parte de mí, sólo que entonces escribía sin cabeza, delirante. Y ahora trato de conjugar sesera y tripas. Sólo es eso.

*

Bienvenido, Veraneante (será en el Cono Sur, que aquí nos estamos helando), me alegra que opines de ese modo, y más habiendo participado. Eso dice mucho de tu savoir faire, como dicen, y de tu conexión con el carácter de esta inciativa: el trabajo serio y con el cuento como único y último beneficiado.

Lo demás es etiqueta y buen humor, que no cuesta nada. Y sí, el nivel, con vuestra ayuda, está bastante bien (visto lo visto en otros concursos "de postín"), pero eso ha de suponer un acicate y no disuadir a nadie, a nadie que escriba por vocación, al menos.

Por dinero no vendrá ningún tuercebotas al Diomedea, está claro...

Un abrazo.

Gabriel dijo...

De acuerdo, sesera y tripas, pero que jamás falten las tripas.
Por último, gracias por linkear Quantum. Es un honor (me avisó la Porteña).
Un abrazo.

A identidade do indiscernível dijo...

Sergi,

Me gustaria copiar el banner, pero como está yo no consigo.

Beso.

Sergi Bellver dijo...

Jamás, o todo sería mentira. De nada, Gabriel, además de enlazarlo, también lo he cosido a la nueva entrada, al hilo de la gente que hace algo con y por los demás.

Abrazo con mate (dulce el mío, por favor, que no dejo de ser gallego).

*

A identidade, debe ser un fallo que no entiendo, porque todo el mundo ha tomado los banners directamente de la página. Pero si te sigue dando problemas, dame un toque a mi correo-e (el que figura ahí en el sobre o el perfil), y te envío los archivos que necesites. Aunque será mañana, seguramente, que ahora mismo he de salir.

Y por supuesto, ¡muito obrigado!

Beijos indiscernívels

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Como ese de Zambia o Burundi que se queda el último en los cien metros de natación, nadando solo, llego yo ahora, para felicitarte por lo bien que ha ido esta primera edición, y por los textos, de un nivel muy bueno. El ganador, ya lo sabes, es de mi gusto, muy de mi gusto, y también bastantes de los finalistas.
Que siga y aumente el nivel. Bravo para todos.
Actualizo, en cuanto salga de la piscina, a la segunda edición.

Sergi Bellver dijo...

¿No te acuerdas del aplauso que se llevó el tipo en la piscina olímpica? Pues eso, que merci pour tout y aplaudo, Miguel Ángel, que no hay tarde si la ficha es buena y ganamos la partida. La que vamos a ganar entre todos. Ellos llevan las blancas, movieron primero, nosotros las negras, y el jaque se avecina.

Tú ya sabes que la piscina que más te pega es la Cheeveriana, de brazada en brazada, cruzando el paisaje entre Almería y los madriles.

Cálzate el bañador -de neopreno, que hace rasca-
y vente un día, hombre. Te doy de plazo hasta el año que viene... Bueno va, pelín más.