Bitácora de Sergi Bellver: En los parques.

1/7/06

En los parques.

J.S.Bach: Concierto para violín nº1 Ohm Bezuntung.


Hasta el sol parece domesticado en los parques, y calienta la hierba con oficio de mayordomo, sin irrumpir en las estancias vedadas. Todo se delata planeado en la formación de la arboleda y las farolas, obedientes como soldados en el patio de armas. Un tronco ha desertado y se pudre en una esquina del parque, quebrado sobre un hito de piedra, como un moribundo bajado de la cruz, lejos de las patrullas de limpieza. Se mantiene el celo en podar las ramas que rompen la simetría de los caminos y en desbrozar sus lindes de las flores que brotan desubicadas. Las aves conocen su cometido y aceptan el salario, los gorriones mendigan sin humildad y los cisnes danzan con desidia circense. Las estatuas interpretan su papel y dan pie a los surtidores para que entren en escena con sus monólogos de agua. A la madre del niño pelirrojo le duele la cabeza cuando se acerca a la fuente, y exhala sobre la palma de su mano con la que cubre medio rostro y su derrota. Los músicos y saltimbanquis aparecen con la exactitud de una marea, que se retira cuando la orilla verde ya está desierta de paseantes. La cuadrícula de senderos y avenidas, la geometría de los estanques, la discreción de las naves de algún edificio antiguo, o la aséptica conmemoración en granito de alguna efeméride, dibujan el mapa de un universo breve, previsible, encajonado en la finitud de una verja.

El preludio del verano en los parques parece un acto más en esta obra, escrita por humanos y para humanos. El orden trazado sobre una naturaleza cautiva suena a lección de música para violines y caja de ritmos. Sería un buen ensayo del mundo si a la vida pudiera venirse con entrada de palco, programa satinado y anteojos. Una opereta amable que se representa al final de la galería de los presos, que acuden con traje de raya diplomática y etiqueta numerada. Una dosis de asueto para que los reclusos no reparen en que la llave de las celdas está echada por dentro. Un plan perfecto.

Pero nadie puede evitar que de repente, en la celosía de sombra a los pies de un castaño de indias, ebrio por el olor del césped gris, por una humedad disidente, como de hongos, un hombre cansado escuche el rumor de un golpe de brisa entre las hojas y le asalte el súbito deseo de arrasar la ciudad, socavar la tierra y devolvérsela de nuevo al bosque, a la selva imprevisible en la que saberse más desnudo, vulnerable y puro. Y el hombre se incorpora, ofuscado y febril, dispuesto a la revolución vegetal, cuando, como una aparición, nadie y su vestido estampado pasan delante de sus ojos, devolviéndoles por un instante la mansedumbre. Para entonces, las únicas flores que le interesan ya sobre la faz de la Tierra son las textiles que oscilan con el caminar de nadie, sobre sus rodillas, morenas y brillantes como el dosel de una cama. Y el hombre se acerca a nadie, rumiando cualquier palabra, cualquier entrada posible, sabiendo que en la primera frase no se atreverá a preguntarle si estaría también dispuesta a compartir su revelación y dejarle ser alguien a su lado. Porque el hombre estaba ofuscado, pero no lo suficiente como para no reconocer aquello que le devolvería su nombre, y es cobarde, pero no tanto como para no imaginar que tal vez se pueda, y está cansado, pero no lo bastante como para dejarse vencer aún.

8 comentarios:

El Navegante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El Navegante dijo...

Querido Sergi:
ahora sí veo ese teatro de las letras y la cultura en general, luciendo sus luces a pleno, radiantes los colores y los frisos,los cairesles de cristal,com lágrimas de la oscuridad.
Qué placer llegar hoy en primer lugar, qué honor.
Te felicito por todo el esfuerzo realizado "ladrillo a ladrillo" como vine comtemplando en cada visita.

Con respecto a tu preciosa y profunda reflexión tornada en narración, me permito rescatar uno de sus pasajes que me parce impresionante por su factura, y emocionante por su contenido:

"El orden trazado sobre una naturaleza cautiva suena a lección de música para violines y caja de ritmos. Sería un buen ensayo del mundo si a la vida pudiera venirse con entrada de palco, programa satinado y anteojos. Una opereta amable que se representa al final de la galería de los presos, que acuden con traje de raya diplomática y etiqueta numerada. Una dosis de asueto para que los reclusos no reparen en que la llave de las celdas está echada por dentro. Un plan perfecto."

Gracias por dejarnos al menos una aliento de esperanza con ese final que nos quita el desasosiego.
Una obra digna de un heredero, sì, heredero de un andaluz que parecería que ha sembrado su semiilla en tu alma, y sobre quien me permito dedicarte un párrafo de un texto que tal vez ya conozcas,pero es uno de mis preferidos, para que se aprecie cómo comulgan dos grandes pensadores, uno que ya no está, otro que recièn comienza,enga y de qué forma.
Para ti entonces por lo que me has hecho disfrutar, con mi más sincero abrazo.

"¿Qué motivo tenéis para despreciar lo ínfimo de la Naturaleza? Mientras que no améis profundamente a la piedra y al gusano no entraréis en el reino de Dios. También el viejo silfo le dijo al poeta: "Muy pronto llegará el reino de los animales y de las plantas; el hombre se olvida de su Creador, y el animal y la planta están muy cerca de su luz; di, poeta, a los hombres que el amor nace con la misma intensidad en todos los planos de la vida; que el mismo ritmo que tiene la hoja mecida por el aire tiene la estrella lejana, y que las mismas palabras que dice la fuente en la umbría las repite con el mismo tono el mar; dile al hombre que sea humilde. ¡Todo es igual en la Naturaleza!"

"EL MALEFICIO DE LA MARIPOSA" PROLOGO de la Obra teatral de Federico García Lorca (1919/20 apxte. fecha de estreno)

marina dijo...

Desertar. Improvisar dejando de lado la partitura. Romper las geometrías, los muros, y ver, entre las grietas, la armonía innata de la Madre Tierra, siempre allí.
Abrirnos a ella y dejar que nos salude, pues sabe que somos alguien.

Una abraçada d'oreneta.......!

Carlos Alonso de Celada dijo...

Malena Ezcurra

A todos aquellos que visitan mi sitio
pido de una manera especial
que hagamos fuerza en conjunto
para que nuestra admirada Malú
reabra su blog.
Ha sido un verdadero placer leerla
Ha sido una verdadera catarata de fotos, textos, e imágenes
que nos invadieron el alma
con su simpleza y su característica sensualidad

Marea Blanca dijo...

Tal vez él esté cansado, pudiera ser que ella también, pero a lo mejor es posible que una sola mirada sea la necesaria para otorgar la energía para iluminar ambos mundos, que son en realidad uno único, de todos.

Oleadas de besos.

Philo dijo...

Sergi :-)

A la vez que te he leído, escuchaba una composición de un amigo, recién salidita de sus manos.

Cuando encuentro personas con tanta facilidad para expresar sus emociones a través de letras o música, no puedo dejar de maravillarme, emocionarme y sentir una vez y otra y otra... ¡cuánto talento hay por el mundo!

A ambos, gracias por mi sonrísa matutina. :-)

Isabel Romana dijo...

Sergi, he leido este post fascinada. Me han parecido unas descripciones y reflexiones muy bellas y oportunas. Cada cual se queda con algo: yo con la idea de que los presos tenemos las llaves echadas por dentro. Una de las cosas que me gustan de tu blog es que siempre se aprende en él. Aprecio en mucho tu apuesta por la no superficialidad.
Por otra parte, quiero decirte que me ha salido el post en una barra vertical muy estrecha (es la primera vez que me pasa), y sólo se ha ensanchado al picar para hacer el comentario. Esa estrechez perjudica al texto, porque resulta más incómodo y dificultoso de leer, con el riesgo que ello entraña para la comprensión.
Besos.

Escéptico dijo...

Me preguntaba, al leer esta entrada tan metida ya dentro de tu pasado, si Tikal, Yaxtchitlán, Oxkinthok o Copán no serían en realidad lugares visitados por ese hombre cansado, lleno del deseo de devolver dichas ciudades mayas a la selva que las seducía...