Bitácora de Sergi Bellver: "Aware".

20/5/06

"Aware".



Johan Sebastian Bach: Suite para cello nº1 BWV 1007, primer movimiento.
Pau Casals, París, 1936.


Todo lo que de la esencia humana sigue hilado a lo divino, se desborda y aniquila, se desvanece y expande cuando se sumerge en la emoción consciente. Es esa marea inefable la que trata de asir la expresión japonesa "aware". Emoción intensa ante la belleza de las cosas efímeras. Elegía de los sentidos a la impermanencia de lo bello. Oda íntima a la muerte y resurrección de la pureza. No importa si jamás quedó varada tu atención en las islas donde nace el sol, si nunca antes escuchaste hablar de todo esto. Pertenece a la verdad de nosotros mismos del mismo modo que el primer sorbo de agua al recién nacido. Ya éramos agua antes de descubrir la sed.

La geometría del agua en un invierno súbito puede también quebrar nuestro corazón de roca o rajarnos la palma de la mano, y la primera gota de sangre deshacer la virginidad de la nieve con un trazo de vida y caligrafía serena. Participamos de toda esa luz si sabemos honrar un instante sin alabarlo, si podemos descifrar un jirón de eternidad sin coserlo a nuestras alforjas. Si amamos algo sin corromperlo y a alguien sin poseerlo. Si aprendemos a fluir en la inmensidad de la existencia sabiendo que llegarán el ocaso y su orilla, recordando que haremos pie y comenzaremos de nuevo. Sobre todo si tenemos el coraje de no dejarnos guiar sólo por una parte de lo que somos. Los que hacen cartografías cartesianas de la vida se encierran en una celda de ideas y graban esquelas en las cuatro lápidas que acotan su mundo. Los que olvidan el conocimiento burgués y enarbolan la bandera del alma libertaria, acaban tiranizando a la verdadera sabiduría en una comuna forzada de revolucionarios naïf. Si el saber bastara, habríamos nacido papel, donde decir lo que dijeron. Si el sentir colmara, nos habrían maleado como la membrana de un altavoz, para decir lo que nos dicen.

No podemos conducirnos sólo por la mitad de lo que somos. La mente circula por callejeros cuadriculados y avenidas de renombre, y a menudo olvida los pájaros de plazoletas escondidas o ignora la sombra silente de los patios. El corazón se derrama como tormenta sobre el parque sin conocer la historia de los árboles; se acelera en remolinos de viento, desperdiciados por las fachadas, sin reparar en la memoria de las ventanas ni saber la dirección de un perito en velas. No puedes leer sin aprehender tanto como dejas de abarcar. Sólo los brazos del alma pueden albergar alguna vez el universo en un abrazo, pero sin darse cuenta. Por eso no deberíamos preferir el asa a la taza, ni viceversa. La manera de beber de ella y la bebida en sí son cruciales por igual. Porque en la emoción más intensa sobreviene el único momento en que logramos reunir todos los retales, en la emoción consciente, vertical, incontestable y plena, cuando el cuerpo habla, la mente late y el corazón cobra conciencia.

"Aware" nace de una doble exclamación en japonés, cuando el asombro o el estremecimiento rebosan lo concebible. Dicen que no hay una sola letra al azar en las páginas del cosmos, pero no sé si hay intención en que "to be aware" signifique en inglés "ser consciente de". Las modas, las listas, la crítica y la vanguardia, aunque de burdeles distintos, son siempre rameras, y no me interesan las caricias que piden salario; así que no sé por qué lees o por qué escribes tú, pero yo busco eso en los libros (y acaso en la vida): emoción consciente ante la belleza. Ya éramos palabra antes de descubrir el lenguaje.

10 comentarios:

MaleNa dijo...

Aware, por el sonido del agua.

Aware, por Bach

Aware, por los encuentros.

Aware, por la pureza de los pies descalzos.

Aware, por las miradas y el balbuceo.

Isadora dijo...

"Todo lo que es concreto
puede dejar de serlo
en el instante de un gesto..."

Preciosa suite.
Saludos, albatros.

Marea Blanca dijo...

Querido Albatros, el seguir planeando sobre las aguas le confiere una lucidez digna de alabanza tal vez por su envidiable perspectiva aérea.

Y si como bien dice “ya éramos agua antes de descubrir la sed” también lo es que la forma de apaciguar la sed, es lo que menos importa.

Hace tiempo descubrí el camino, siguiendo las Cartas de Navegación, por el que se podía abrazar el cosmos, tal vez porque como comenta “ya éramos palabra antes de descubrir el lenguaje”.

Oleadas de besos

marina dijo...

El tintineo nítido y metálico de unos crótalos, un verso...el aliento de su arco, un beso...

(un somriure)

MU ARAE dijo...

Sin saber porqué dejé de visitar tu casa, de venir a verte. Cuando me acordaba de ti te imaginaba suspendido en el aire dejándote mecer y llevar por las corrientes de aire caliente.

Y un mensaje tuyo te hizo de nuevo presente. Te mudabas y me invitabas a venir a verte. Tus puertas nunca se cerraron.

Y aquí estoy, contenta de verte tan lleno de ideas, de novedades, de ganas de crear, con una música preciosa. Tu anterior casa sigue abierta y me has hecho reír con tu imitación de De Niro.

Tenía ganas de saludarte y decirte que me alegro de que sigas al pié del cañón.

MaleNa dijo...

Recorrí tu "Cartografía Erótica" y me he quedado sin aliento.

Regrésamelo.

:)

Alfredito dijo...

He llegado a este rincón y me he quedado un buen rato. Volveré (y no es una amenaza). Te enlazo (con tu permiso).
Un placer.

Isabel Romana dijo...

Unas reflexiones muy bellas además de interesantes. Te visitaré muchas más veces.

solodelibros dijo...

Siempre nos hablas de una música excelente.

Insanity dijo...

Hoy he podido llegar a tu casa, después de varios intentos sin lograrlo. Me da mucha alegría volver a pasear entre tus letras.
Quiero felicitarte por "Aware" y por tu nueva casa.
Mi deseo de felicidades para vos.

" Participamos de toda esa luz si sabemos honrar un instante sin alabarlo, si podemos descifrar un jirón de eternidad sin coserlo a nuestras alforjas. Si amamos algo sin corromperlo y a alguien sin poseerlo."